Volvo Roar es un robot autónomo que se encargará de recoger los desperdicios para que el conductor del camión no tenga que hacerlo

Estudiantes de tres universidades europeas y una estadounidense construyeron, en tan solo cuatro meses, el prototipo de un robot que podría cambiar para siempre el oficio de recoger la basura.

El nombre del robot autónomo patentado por el fabricante sueco de vehículos es Volvo Roar, este se sitúa en la parte trasera de los camiones de basura y le ahorraría la tarea del conductor de tener que cargar manualmente los contenedores.

La invesión cuenta con la ayuda de un dron situado en la parte superior del camión que actúa como radar para el robot, mostrando un mapa de los cubos de basura que hay alrededor, para que el robot tenga el una idea de dónde se sitúan los cubos de basura.

“Este proyecto tiene como objetivo estimular la imaginación, para poner a prueba nuevos conceptos que puedan dar forma a las soluciones de transporte del futuro”, dijo Per-Lage Götvall, director del proyecto para el desarrollo del robot en el Grupo Volvo.

Alejandra Watts

Con información de Autobild.