Para el 2016 se espera que ya se hayan culminado tres cascos de realidad virtual: Oculus Rift (impulsado por Facebook), Project Morpheus (de Sony) y Vive (que surge de la colaboración entre HTC y Valve). Esta es una tecnología que ha tratado de salir adelante desde los 90, cuando empezaron los primeros proyectos y luego se estancaron.

Ubisoft, creadora de videojuegos como Assassin’s Creed, Rayman o Far Cry, quiso demostrar en la feria E3 de Los Ángeles que es la primera de las grandes desarrolladoras en dar un paso al frente para impulsar la creación de experiencias de realidad virtual.

La compañía francesa se ha adelantado en este campo a Activision y Electronic Arts, las otras dos grandes desarrolladoras y distribuidoras de la industria.

“Queremos participar en definir este nuevo camino de la industria del videojuego. Sólo conoces el potencial de las cosas si lo intentas y lo pruebas, por eso queremos dedicarle tiempo”, sostuvo Guillemot. “Estoy convencido de que si invertimos el tiempo necesario daremos con la experiencia idónea para la realidad virtual. No todo es válido. Debemos evitar aquello que pueda provocar mareo, pero algunas cosas son excepcionales”, añadió.

Actualmente, Ubisoft trabaja en “cuatro o cinco” proyectos para esta tecnología.

LS

Con información de El Comercio.

Fotografía REUTERS/Mario Anzuoni.