El Sumario – El Reino Unido, campeón mundial de la energía eólica marina, hace del sector uno de los pilares de su transición hacia la neutralidad de carbono y quiere cuadruplicar su capacidad de generación de este tipo de electricidad para 2030.

Gracias a sus territorios azotados por el viento en el mar del Norte “es más fácil captar la energía eólica marina en el Reino Unido que en cualquier otro lugar de Europa”, dijo James Brabben de la consultora energética Cornwall Insight.

En combinación con la energía eólica terrestre, solar, hidráulica y biomasa, este país que quiere alcanzar la neutralidad de carbono para 2050, ya produce casi el 40% de su electricidad a partir de fuentes renovables.

El objetivo del Reino Unido es desarrollar grandes proyectos, una de las principales ventajas de la energía eólica marina, debido a que “permite construir parques mucho más grandes que en tierra”, explicó Brabben.

Las 38 instalaciones operativas listadas a finales de 2018 por el Crown Estate, el organismo responsable de administrar los activos de la corona británica, que posee la mayor parte del lecho marino del país, incluyen alrededor de 2.000 turbinas, y se planean casi 1.000 más.

Los dos principales campos actuales son Walney Extension, en el norte de Gales, y London Array, en la desembocadura del Támesis, corredores de viento que concentran la mayor parte de los parques eólicos marinos británicos.

Entre los proyectos en construcción, Hornsea y Dogger Bank, ambos situados frente a la costa de Yorkshire, compiten por el título de “parque eólico marino más grande del mundo”.

Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) subrayó su “potencial casi ilimitado”, estimando que podría convertirse en “la principal fuente de electricidad en Europa” con la caída de los costes de producción y los avances tecnológicos que ya están multiplicando por diez la potencia de estos aparatos.

Quizás sea de su interés: China prohibirá ciertos plásticos para reducir la contaminación

Gabriela Morales

Con información de Agencias