Ludwik Leibler, científico de materiales de la Escuela Superior de Física y de Química Industriales de París, creó un plástico denominado vitremer, el cual, a través de distintas propiedades permite reformar los celulares rotos.

Esta parece la solución a todas las pantallas de móviles que se estallan en mil pedazos a diario. Para que se reforme solo se agrega calor y un catalizador, luego se observa cómo desaparecen los daños.

El trabajo de Leibler lo hizo acreedor al Premio al Inventor 2015 en la categoría de investigación de parte de la Oficina Europea de Patentes (OEP) y se espera que su impacto sea de gran alcance y transformador.

Además de los celulares, se cree que las primeras aplicaciones serán en el transporte, carros, aviones, en todas las aplicaciones que tengan y que necesiten resistencia, para reparar e incrementar la durabilidad de los objetos, así lo explicó Leibler, quien se inspiró en las formas en que cambia el T-1000 en la película “Terminator 2: el juicio final”.

El vitremer es una combinación de las dos familias existentes de plásticos. Los termoplásticos que son maleables cuando se calientan, pero quedan fijos de forma sólida cuando se enfrían y no se pueden reformar. Así como los termoestables que son rígidos y conservan su forma aún cuando se calientan.

DS

Con información de CNN Expansión.

Fotografía Gettyimages.