Un cortometraje de ese país pretende ganar la primera estatuilla para la nación austral en esa categoría

Historia de un oso, un cortometraje animado producido con un limitado presupuesto, podría dar a Chile su primer Oscar en la categoría durante la entrega de premios de la Academia, el 28 de febrero.

La obra de 10 minutos y 24 segundos del director chileno Gabriel Osorio quedó seleccionada junto a otras cuatro creaciones que disputarán la estatuilla al mejor Cortometraje Animado.

«Esta historia es muy sensible para mí», declaró el cineasta sobre la pieza, que relata la aventura de un oso que recuerda su vida antes de ser secuestrado, separado de su esposa e hijo y llevado a un circo.

El trabajo está inspirado en el abuelo paterno del director, Leopoldo Osorio, un concejal socialista que fue encarcelado por dos años luego del golpe militar del general Augusto Pinochet (1973-1990). Tras ser liberado, partió al exilio al Reino Unido, desde donde pudo regresar varios años después de terminada la dictadura castrense.

Confiado en ganar la estatuilla, Osorio sabe que no sería la primera que consigue un chileno: el director de fotografía Claudio Miranda la obtuvo en 2013 por Una aventura extraordinaria.

La obra de Osorio ha ganado ya 55 premios internacionales, por lo que las esperanzas de conseguir el máximo galardón en Hollywood no son mera fantasía.

Samuel Bello

Con información de dpa.