El sitio donde trabajaron más de mil judíos para salvarse del régimen Nazi podría ser restaurado y abierto al público

El Sumario – La fábrica de Oskar Schindler podrá convertirse en un museo abierto al público gracias a la financiación de una nueva empresa que compró las instalaciones. Este lugar es famoso por haber albergado a más de mil trabajadores judíos polacos que huían de la masacre nazi.

Antes de abrirse al público, la antigua empresa de armamento defectuoso debe ser restaurada, pues sus instalaciones están en muy mal estado. “Nuestro objetivo principal es, como primer paso, lograr que el edificio y que todas las instalaciones vuelvan a estar en su estado histórico original, incluyendo las torres de control y el lazareto”, declaró Jaroslav Novák, fundador del fondo Shoah, que compró las instalaciones.

Actualmente, la fábrica alberga una exposición permanente sobre el régimen nazi en Polonia, pero esta se reduce a pequeños carteles en inglés distribuidos azarosamente por las instalaciones. Novák buscará apoyo estatal para la restauración del icónico lugar.

La historia tras las ruinas

La fábrica fue propiedad de Oskar Schindler, un empresario polaco aliado del partido Nazi y contratado por la policía secreta alemana para conseguir información que, tras darse cuenta de la masacre que sufrían los judíos en los campos de concentración, decidió refugiar a los que podía como trabajadores.

La empresa comenzó como una fábrica de ollas, pero paso a ensamblar armamento para mejorar su rentabilidad. Schindler utilizaba mano de obra judía para evitar que sus trabajadores fueran devueltos a los campos de concentración, mientras fabricaba material de guerra ligeramente defectuoso con el objetivo de disminuir las muertes en el frente de batalla.

Esta historia se hizo famosa por el filme de Steven Spielberg llamado “La lista de Schlinder”.

Miguel Rivero

Con información de DW y agencias.