El Sumario – El proyecto venezolano “Fábrica de cine” busca formar a jóvenes de escuelas secundarias como potenciales documentalistas, pero además les propone una alternativa ante la ola de migrantes que desborda las fronteras del país para escapar de la crisis.

Te podría interesar: EVA: el brassier que detectará el cáncer de mama

En este sentido, el portavoz del programa, Bernardo Rotundo, vinculado a empresas distribuidoras de películas, dijo que el plan incorpora a estudiantes de los últimos años de bachillerato, de entre 15 y 18 años, con una invitación que por ahora se centra en colegios del municipio de Baruta, en los alrededores del barrio popular de Baruta, en el este de Caracas, como centro piloto.

“Buscamos darle a los jóvenes una alternativa, renovar la esperanza de vida en Venezuela. Entendemos la desilusión, pero esperamos que ellos tengan una opción a la hora de tomar decisiones”, señaló Rotundo, presidente del grupo Gran Cine, que distribuye películas.

Los trabajos tienen como temática los derechos humanos y su grado de vulnerabilidad en un ambiente de crisis económica y política.

“Este es un programa independiente, no gubernamental. Hasta ahora está concentrado en Baruta, pero esperamos que pueda ser extendido a nivel nacional”, señaló Rotundo.

Se trata de un programa que solo tiene apoyo de empresas privadas y organizaciones no gubernamentales.

Lee más: Trabajos de grado fueron suprimidos en la Ucsar

Luego de dos años del comienzo de los talleres, de 12 meses de duración, los participantes presentaron los primeros trabajos, los cuales serán exhibidos en el inicio de una campaña a favor del cine y los derechos humanos.

David Carrasquel

Con información de dpa

Propuestas positivas, visiones optimistas, informaciones que suman y más en nuestro canal de Telegram, únete aquí: https://t.me/ElSumario