Este 25 de septiembre un grupo de mantañistas nacionales da inicio a una larga aventura que tiene como destino el valle del Khumbu, Nepal

Se acerca la fecha de salida a Nepal y con ello se acentúa una dualidad interesante en la forma de pensar y actuar en cada uno de nosotros, los integrantes del equipo: Luis Aranda, Andrea Orsoni, Mery Aranda, Eduardo Rojas, Patricia Taconni, y quien escribe para ustedes, esta serie de especiales en El Sumario, Alberto Camardiel.

Tenemos conciencia de que vivimos y estamos acá, en Caracas, lidiando con el día a día, con la realidad cotidiana, a miles de kilómetros de distancia, pero al mismo tiempo visualizamos el camino a recorrer en el valle del Khumbu, en una suerte de ensayo y preparación imaginaria que nos motiva y nos hace fuertes.

Esta conexión o manera de pensar y actuar, no es del todo extraña, es parte intrínseca de la expedición y del espíritu expedicionario. Los días previos son tan importantes como cada paso que se da una vez que abandonas la zona de confort del campamento base para dirigirte a lugares más atrevidos y altos.

Una de las principales características de la cordillera del Himalaya es el difícil acceso a sus montañas. En la actualidad y desde 1970, la manera de llegar al Valle del Khumbu es volando hasta Lukla, un trayecto de unos 40 minutos desde Katmandú, pero con un aterrizaje lleno de incertidumbre (no en vano es considerado uno de los “aterrizaderos” más peligrosos del mundo, con una pista de solo 450 metros).

El 8 de Octubre del 2008, justo un día antes de nuestro vuelo a Lukla un avión de Yeti Airlines se estrelló con 18 pasajeros alemanes, que no lograron sobrevivir al fatal accidente. Muy lamentable.

Lukla es el punto de partida de todas las expediciones. En las afueras del aeropuerto los sherpas ofrecen sus servicios para portear las cargas hasta el destino final. La cantidad de material de las distintas expediciones es directamente proporcional al estilo con el que decidan subir la montaña. En Lukla se observan desde expediciones comerciales, con abundante cargamento, hasta los más puristas representantes del estilo alpino.

El último callejón de Lukla da acceso a la primera puerta del camino hacia el Parque Nacional Sagarmatha, constituido como refugio natural en 1976 y que extiende sus linderos hasta el Sur del Everest.

Sagarmatha significa en sánscrito “Madre del Universo” y el nombre nepalí del Everest uno de nuestros destinos en las próximas semanas.

Para seguir conociendo más de esta apasionante relación con las altas cumbres, les dejo un recuento fotográfico realizado por Beatrice Valenti del viaje que hicimos en el año 2008. Disfrútenlo.

https://www.youtube.com/watch?v=R8BPo_Z9SNg&feature=youtu.be

Este 25 de septiembre es la partida.

Antes, en tan solo una semana, compartiremos con ustedes la próxima entrega.

Especial para El Sumario

Alberto Camardiel

Fotografías cortesía de Beatrice Valenti