Dentro o fuera, un emprendedor tricolor es un venezolano que da lo mejor de sí y se enfoca en hacer sus sueños realidad

Desde hace varios meses contamos con la colaboración frecuente de Carmen Militza Buinizky, quien es Magister en Administración de Empresas, investigadora, facilitadora de procesos de aprendizaje de adultos, coach, directora ejecutiva de Capefi, y editora de la muy interesante iniciativa web de RSE “Así soy tricolor”. Esta vez, Militza despliega además de sus convicciones profesionales y personales, nuevos e interesantes datos o ejemplos, sobre cómo emprender con éxito a la venezolana. Invitamos a leerla y a hacer sus comentarios:

Emprender es la habilidad de transformarse para ser productivo, asumiendo los riesgos de la incertidumbre. Entre otras cosas, implica ser capaz de abandonar certezas y dar “saltos de fe” con el fin de construir bienestar.

En los últimos años, muchos emigrantes venezolanos han hecho del emprendimiento su motor de progreso, enfocando sus saberes y pasiones en las necesidades del sitio a donde han llegado.

Algunos encontraron en el emprendimiento gastronómico una oportunidad para mantenerse conectados al país, convirtiéndose, sin querer, en embajadores de buena voluntad que difunden nuestros olores, colores y nuestras expresiones culturales en toda clase de lugares donde se desconoce lo que se hace en Venezuela, más allá del ruido político que empaña lo mejor de nosotros.

Abundan los casos como el de Arepa Wa, que con su cachapa con caraotas hace delirar a los australianos o cómo el de Ají Dulce, que entrega a sus comensales parisinos la experiencia de una comida hecha con cariño y con una interesante mezcla de sabores. Otros han hecho uso de su creatividad y de su experiencia resolviendo problemas en Venezuela como palanca para desarrollar oportunidades de negocio que los locales no ven, como es el caso de Sergio Barrios que cuando llegó a Nueva York se dio cuenta que allá no tenían algo como nuestros típicos carritos de perro caliente y decidió montar uno. Tiempo después sus “perros con todo” serían catalogados como el mejor perro caliente de la gran manzana.

Fuera de nuestras fronteras muchos emprendedores venezolanos logran sus metas a punta de buenas ideas, perseverancia, disciplina, pasión, sacrificio y mucho trabajo, y es que el ingrediente secreto del éxito es llevar a Venezuela en el corazón, querer que todo aquel que les conozca tenga la mejor impresión posible de nuestro país, que sientan el amor en la comida, en la creatividad y rapidez al resolver problemas, en la buena disposición, en el cantaíto del acento y en el apego a las raíces. Estos son emprendedores tricolor, venezolanos para los que sus ganas de progresar solo se comparan con sus ganas de hacer país, así sea en tierra ajena.

Pasa afuera y adentro también

A pesar de la grave crisis que atraviesa Venezuela en todos los aspectos, muchos venezolanos han logrado identificar oportunidades dentro de nuestras fronteras.

Poco a poco crece la oferta de cervezas artesanales, chocolates y productos con calidad de exportación como Ron Carúpano, que en 2015 fue galardonado como mejor ron del mundo en la IV Edición del Congreso Internacional del Ron en Madrid.

Otros emprendimientos, ya convertidos en empresas sólidas, aguantan las condiciones de nuestro país y se resisten a desaparecer. Tal es el caso del diario El Tiempo (Edo. Anzoátegui), un periódico regional arraigado en las preferencias del pueblo oriental, que a sus 57 años quiere seguir creciendo y aportando al país, abriéndose también espacio en el ámbito digital.

El famoso científico Albert Einstein llegó a afirmar que las crisis traen progresos, que estimulan la inventiva e inspiran las grandes estrategias, probablemente porque en la crisis las personas se ven obligadas a salir de su zona de confort para descubrir cómo resolver sus problemas, y en Venezuela hay muchos problemas por resolver. Algunos afirman que está todo por hacer y que eso es una gran oportunidad. Lo cierto es que todo emprendedor que esté entregando productos de calidad, generando fuentes de empleo y creciendo en un ambiente hostil y de alta incertidumbre para los negocios, como en este momento es Venezuela, evidencia que aún en el entorno más adverso se puede ser exitoso si se hace lo correcto.

Sea dentro o fuera de Venezuela, un emprendedor tricolor es un venezolano que da lo mejor de sí, porque sabe que lo que haga hoy modela su futuro y afecta a su comunidad. Es alguien que se esfuerza todos los días por ser mejor persona y que permanece despierto y enfocado para hacer sus sueños realidad.

Especial para El Sumario.

Carmen Militza Buinizky / @MilitzaBuinizky

Fotografía Gettyimages.