El Sumario - Luego de ganar ante Francia el conjunto y su seleccionador Joachim Löw destacan que si continúan jugando así podrían estar nuevamente en semifinales o finales de un gran torneo

El SumarioAlemania alejó los fantasmas de la debacle del Mundial de Rusia con un empate sin goles ante Francia que le permitirá comenzar con calma su nueva etapa.

El 0-0 del jueves fue probablemente el empate más sabroso en la era del seleccionador Joachim Löw, con quien los germanos alzaron la Copa del Mundo en 2014 pero se despidieron cuatro años más tarde en Rusia en la fase de grupos.

Lee más: Diego Maradona es nuevo técnico de equipo del ascenso en México

Löw se manifestó profundamente satisfecho con el hecho de que su defensa resistiera los embates de “Les Bleus”, campeones del mundo en Rusia, en el primer duelo de la flamante Liga de Naciones.

“El fin de la arrogancia”, tituló hoy el diario “Süddeutsche Zeitung”, que se refirió a “un equipo renovado”. El “Frankfurter Allgemeine Zeitung” fue más cauto al señalar que había sido “un pequeño comienzo” mientras que el rotativo sensacionalista “Bild” titulaba: “Todavía estamos vivos”.

“Este fue un primer paso formidable. Si seguimos jugando así podríamos estar nuevamente en semifinales o finales de un gran torneo”, se entusiasmó el delantero Timo Werner, protagonista de varias jugadas de peligro por las bandas.

Löw destacó a cuatro centrales en los papeles para formar una férrea línea defensiva y trasladó a Joshua Kimmich al mediocampo defensivo a fin de encontrar la estabilidad que faltó a los germanos en Rusia.

No se trató de un recambio generacional. Los once titulares fueron todos jugadores del plantel mundialista. La única cara nueva fue la de Leroy Sané, que entró en los últimos minutos. Sané había sido tachado de la convocatoria al Mundial después de la concentración.

Alemania no sólo supo defenderse de disparos de Kylian Mbappé, Antoine Griezmann y Olivier Giroud, sino que también tuvo sus ocasiones a través de Marco Reus, Mats Hummels y Thomas Müller pero que fueron frustradas por un excepcional Alphonse Areola, debutante en el arco francés por la lesión de Hugo Lloris.

“Estuvimos muy bien organizados. Estoy plenamente satisfecho”, sostuvo Löw. “El partido constituye una buena base para las tareas que tenemos por delante”.

La siguiente prueba para Alemania será el domingo, cuando recibirá en un amistoso a Perú en la cancha del Hoffenheim. Löw podría enviar a la cancha a los novatos Thilo Kehrer (defensor del París Saint-Germain), Nico Schulz (lateral del Hoffenheim) y Kai Havertz (centrocampista del Bayer Leverkusen).

“Todavía no he pensado bien en el partido del domingo. Pero muy probablemente alguno que otro de los novatos tendrá la oportunidad de jugar desde el principio”, anticipó el entrenador.

“Ya dije que la incorporación de jugadores jóvenes es un proceso. No lo quiero hacer de la noche a la mañana. Se vio que defensores como Mats Hummels, Jérôme Boateng o también un Toni Kroos son sumamente importantes“.

Löw explicó que la flexibilidad será la clave del juego alemán y dijo que no descartaba volver al juego de posesión de balón con el que fracasó en Rusia. “Jugar con una línea de cuatro defensores fue correcto. Pero no es la solución para un periodo largo de tiempo”, advirtió.

“La versatilidad es importante … El dominio (del balón) seguirá estando vigente contra equipos que no sean tan buenos en el contragolpe y tengan menor calidad que Francia”.

El empate con Francia también permitió redimirse a los jugadores. “Queríamos mostrarle a la gente que no estamos luciendo la camiseta nacional en un intercambio estudiantil sino que somos conscientes de que defendemos los colores alemanes y que estamos en la cancha con mucha garra”, dijo Thomas Müller.

Te puede interesar: Brasil disputará un amistoso ante Estados Unidos

También Ilkay Gündogan se mostró agradecido por el aplauso que acalló a los pocos abucheos a su ingreso como sustituto.

“Me puedo ir a casa con una sonrisa”, dijo el jugador turco-alemán, que fue muy criticado al posar para una foto junto con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Su compañero Mesut Özil, que también salió en aquella foto, renunció a la selección acusando de racismo a los responsables del fútbol alemán.

Por Arne Richter y Klaus Bergmann (dpa)

Con información de dpa

Entérate de ésta y las mejores noticias a través de nuestro canal en Telegram: https://t.me/ElSumario