Es importante considerar que el cuidado de nosotros mismos es un reflejo del cuidado de nuestra familia y de los demás

El Sumario – Utilizar el transporte público durante la pandemia es algo por lo que nunca habíamos pasado antes y, ni siquiera pensado vivir.

Viajar en metro o autobús resultaba antes una acción cotidiana, pero en la actualidad se debe de analizar y tomar precauciones extremas a la hora de hacerse y tomar en cuenta la frecuencia se su uso.

Es por ello que te presentamos una serie de tips para reducir riesgo de contagio por Covid-19 al viajar en trasporte público, gracias a un detallado estudio realizado por científicos de Londres y Estados Unidos.

Claramente existen algunas medidas esenciales: usar mascarilla, tratar de evitar las horas más congestionadas y seguir las guías de distanciamiento físico, al igual que desinfectar constantemente nuestras manos con gel antibacterial o solución hidroalcohólica.

Seguir los consejos de salud pública es lo más importante y esto reducirá el riesgo significativamente. Pero hay otras medidas menos obvias que vale la pena conocer.

Ventilación y flujo de aire

Con una enfermedad como el Covid-19, entre más gente respire, tosa o hable en el mismo espacio, mayores son las probabilidades de contraer la enfermedad.

Una de las opciones recomendadas es optar por la bicicleta o caminar. Los autos también son seguros, siempre y cuando viajes con gente que vive contigo.

Si viajas por tren, autobús o metro, un factor que tienes que considerar cuando planees tu ruta es cómo está ventilado, explica Nick Tyler, investigador de transporte de la Universidad de Londres, quien ha hecho modelos de la forma como el virus se propaga en los autobuses. “Fuera, en el aire libre, las microgotas se disipan en el aire y el viento. Una vez que están dentro, éstas tienen menos movimiento“, explica.

Ubicación en los asientos

“Nunca te subas en un vagón vacío”, es un apunte muy citado de la revista New Yorker, la cual explica que no te gustaría descubrir por qué todos eviatron subirse a ese vagón, por ejemplo, por un mal olor, o, en el peor de los casos, porque allí te podrían asaltar.

Ese consejo sigue vigente, por ejemplo si eres mujer y viajas de noche. Pero en la pandemia, evitar las multitudes de otros pasajeros es lo más prudente, si puedes hacerlo.

Cómo ubicarnos de pie

Un análisis sobre conducta de pasajeros de metro en la ciudad de Nueva York sugiere que la gente que viaja parada tiene más probabilidad de agarrarse a los postes verticales que a otros asideros, como correas o tiras de resorte.

Aunque se piensa que el virus se transmite principalmente por el fino espray de aerosoles y microgotas que producimos cuando hablamos, respiramos o tosemos, del mismo modo puede propagarse cuando tocamos superficies que están contaminadas con el virus y después nos llevamos los dedos a la boca o nariz.

Los investigadores también encontraron que los usuarios que deciden pararse en los vagones tienen más probabilidad de permanecer cerca de las puertas, debido a la proximidad de la salida, las divisiones para recargarse o la oportunidad de evitar el contacto visual con los pasajeros sentados.

Quedarse cerca de las puertas puede tener beneficios mixtos. Quizás es uno de los espacios mejor ventilados, pero también es el más congestionado.

Se encontró que los hombres tienen más probabilidad de permanecer parados que las mujeres cuando los vagones comienzan a congestionarse, probablemente por la cortesía social o quizás los hombres prefieren quedarse de pie.

No obstante, si consideras que los estudios muestran que los hombres se lavan las manos con menos frecuencia que las mujeres, podrías concluir que es mejor no compartir un poste con un hombre que puede no tener las palmas limpias.

Es importante tomar en cuenta que el cuidado de nosotros mismos es un reflejo del cuidado de nuestra familia y de los demás.

De interés: Así va la carrera por la búsqueda de la vacuna contra el Covid-19

Dayana Vásquez Vásquez

Con información de BBC Mundo