El Sumario – Un grupo de arqueólogos descubrió una “puerta del infierno” en Turquía. El hallazgo se llevó a cabo en la antigua ciudad de Hierápolis.

El descubrimiento se llevó a cabo gracias a un escrito dejado por el historiador griego, Strabo, en el 64 a.C, momento en el que describió que “este espacio está lleno de un vapor tan brumoso y denso que apenas se puede ver el suelo. Cualquier animal que entre se encuentra con la muerte instantánea. Lancé gorriones y de inmediato respiraron y se cayeron”.

Las investigaciones revelaron que esto se debe a la actividad sísmica de la zona y que actualmente el lugar mantiene una nube concentrada de dióxido de carbono, que tiene la capacidad de asfixiar a todo aquel que lo inhale. En la zona externa el daño se produce a unos 5 centímetros de distancia y en zona interna de la cueva, los niveles de CO2 oscilaban entre el 86 y el 91%.

Según los expertos, el lugar era usado como un espacio de sacrificio animal, donde as bestias serían trasladadas como ofrenda por el Plutonium, hasta llegar a manos del dios del inframundo. Los encargados de llevar a cabo este ritual eran sacerdotes castrados y al evento asistían cientos de testigos, que veían el espectáculo desde asientos elevados.

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Con información de Muy Historia

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí https://t.me/ElSumario