El presidente Li Keqiang asegura que es posible. El nuevo plan quinquenal ratifica el objetivo de duplicar los ingresos y el rendimiento económico
Li Keqiang, presidnete chino, saluda.

El Congreso Nacional del Pueblo (Parlamento chino) aprobó en la clausura de su asamblea anual el nuevo plan quinquenal, que establece como meta ambiciosa un crecimiento económico del 6,5% anual hasta el año 2020.

El primer ministro chino, Li Keqiang, aseguró que es “imposible” que no se logre el objetivo de crecimiento económico acordado, aunque al mismo tiempo admitió que hay “problemas arraigados” que “han agudizado la presión a la baja”.

La creciente urbanización de China va a ser un importante motor para la demanda doméstica, al tiempo que se van a impulsar reformas en la economía estatal, señaló el jefe de Gobierno chino. “Hay mucho espacio para fomentar la industrialización y la urbanización”, sentenció.

Li dijo que se adoptarán “medidas innovadoras” en caso de que surja algún indicio de un declive económico. Pese al elevado endeudamiento de los Gobiernos locales y las empresas, no hay motivo para estar preocupado, aseguró: “seguimos estando en una buena posición para desactivar los riesgos financieros”.

Amanda Gómez

Con información de dpa.

Fotografía REUTERS/Kim Kyung-hoon.