Las mascarillas naturales son la mejor opción para restaurar un cabello debilitado por el uso excesivo del secador o plancha. Si deseas ahorrar un poco de dinero te presentamos una forma de cuidar tu cabello sin dejar de alisarlo.

Solo necesitaras dos ingredientes: leche de coco y limón. Ambos poseen cualidades que nutrirán tu cabello y harán que luzca más sano, suave y con más brillo.

Para realizar este “baño de crema” necesitarás una taza de leche de coco y el jugo de medio limón. Mezcla bien y deja reposar la mezcla en la nevera durante una hora. Luego aplícala por todo el cabello y cuero cabelludo con un suave masaje. Deja reposar 30 minutos y enjuaga. Lleva a cabo este proceso una vez por semana y empezarás a notar tu cabello mucho más sedoso y manejable naturalmente.

Alejandra Watts

Con información de Eme.

Fotografía Gettyimages.