El Sumario – Desde que los perros y gatos superan la etapa de crecimiento debemos estar más pendientes de su cuerpo, ya que el peso que tengan en ese momento será de ahora en adelante el ideal y mantenerlo el resto de su vida es indispensable.

Francisco Montero, médico veterinario de Royal Canin indica que uno de los errores más habituales que derivan en mascotas obesas se produce cuando son alimentadas en exceso, sin respetar las raciones recomendadas por el fabricante.

Otro error frecuente es darle de nuestra comida casera. “El dueño no sabe qué porcentaje exacto de proteínas, grasas, carbohidratos y sal, entre otros, contiene el alimento, por lo que podría ser dañino para nuestra mascota a largo plazo”, explica el especialista.

Sorprende saber que la elección de la comida por el dueño es la que más afecta, ya que al querer tratarlos como otro miembro de la familia simulan sus cantidades a las de un humano para que la mascota quede satisfecha, ¡Error! su estómago es mucho más pequeño que el nuestro.

El aumento tiende a ser lento y progresivo y muchas veces no se muestra notorio a simple vista, el chequeo permanente es importante para evitar que más pequeños tengan malestares innecesarios.

“El primer paso a seguir sería llevarlo al médico veterinario para que determine qué sobrepeso tiene y para que valore las medidas que se deberían adoptar. No obstante, si el sobrepeso es muy pequeño, se puede empezar por reducir la ración diaria de su alimento habitual y aumentar el ejercicio. Pero insistimos en que en casos extremos debe ser el veterinario quien supervise el proceso de pérdida de peso”, explica Francisco Montero.

Un influyente más en el aumento de peso se debe a la castración o esterilización, ya que se requiere de una alimentación especial porque estas operaciones generan cambios en el metabolismo de los perros y gatos.

Angélica Rodríguez.

Con información de 24Horas.

Fotografía Gettyimages.