El Sumario – Con la muerte de Karl Lagerfeld, el diseñador que en los ochenta devolvió a la entonces trasnochada casa Chanel al Olimpo de la alta costura, la moda pierde a uno de sus grandes creadores de estilo pero, sobre todo, a un perfecto icono de la hoguera de las vanidades.

Traje con alzacuellos, coleta plateada, lentes oscuras, guantes y manos anilladas. Este alemán afincado en París cinceló durante décadas su imagen, hasta convertirse en un símbolo universal de la elegancia. Su perfil, casi siembre en blanco y negro, llegó hasta las latas de Coca Cola.

Lee también: Murió el actor Bruno Ganz, interprete de Hitler en “El Hundimiento”

Ingresado este lunes de urgencia, falleció a los 85 años en París dejando el recuerdo de un hombre brillante que creció con la inquebrantable ambición de “ser diferente a todos los demás”.

“Solo la inteligencia dura. La juventud y la belleza son temporales”, decía un creador que definía la moda como “efímera, peligrosa e injusta”.

Nació, dicen las biografías que cuestionaba, el 10 de septiembre de 1933 en Hamburgo, y se crió a 40 kilómetros de esa localidad portuaria, en una casa burguesa de dos alturas, fabricada en madera y rodeada de árboles.

En ese bucólico paraje creció Karl Otto Lagerfeldt, sin apenas percatarse de cómo la Segunda Guerra Mundial estremecía a Europa.

Pero el hijo de un comerciante de origen sueco y de una madre prusiana, al que le gustaba vestirse con trajes tiroleses, nunca tuvo intención de quedarse en la campiña alemana.

En 1952 se trasladó a París con su madre, Elisabeth, una mujer de ideas modernas y maneras estrictas. Allí prosiguió con sus estudios hasta que dos años después ganó el concurso del Secretariado Internacional de la Lana con el dibujo de un abrigo escotado en la espalda.

Te puede interesar: José Visconti, siempre sacándola de jonrón

Establecido como un cotizado “freelance” en el mundo de las agujas, con contrato en Fendi desde 1965, en los setenta empezó a recogerse el pelo en una coleta y a introducirse en el negocio del perfume.

Pero el año que marcó su vida fue 1983. Chanel, antaño buque insignia de la moda francesa cuya fundadora, la difunta Coco Chanel, no había sabido anticipar el éxito de los pantalones vaqueros y las minifaldas, llamó a sus puertas para que reflotara la marca.

Lagerfeld aceptó el reto y en menos de una década la resucitó, apoyándose en modelos como Inès de La Fressange, Cindy Crawford, Carla Bruni, Naomi Campbell o Claudia Schiffer.

Por Gerardo Contreras

Con información de agencias y dpa

Propuestas positivas, visiones optimistas, informaciones que suman y más en nuestro canal de Telegram, únete aquí: https://t.me/ElSumario