corazón de cerdo
Investigadores precisaron que la operación demostró que el corazón de un animal genéticamente modificado puede funcionar en el cuerpo humano sin presentar un rechazo inmediato

El SumarioCirujanos de Estados Unidos trasplantaron el viernes 7 de enero un corazón de cerdo genéticamente modificado a un paciente humano con una enfermedad cardiaca terminal.

El paciente David Bennett, de 57 años de edad, se quedó sin opciones para un trasplante ordinario debido a sus condiciones y el Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Baltimore, decidió realizar el procedimiento extraordinario por “razones compasivas”.

Tres días después de haberse realizado la operación, el receptor se encuentra en buen estado y bajo vigilancia médica. La intervención abre nuevas esperanzas para todos los pacientes que sufren la dramática escasez de órganos humanos disponibles para trasplantes.

“Era morir o hacer este trasplante. Quería vivir. Sabía que había pocas posibilidades, pero era mi última opción”, manifestó Bennett un día antes de la intervención quirúrgica, según un comunicado difundido por la Universidad de Maryland.

Un hito para la medicina

Por ahora, es muy pronto para saber si el trasplante logrará prolongar la vida del paciente, pero sin duda es un avance enorme en la larga búsqueda por poder llegar a trasplantar algún día órganos de origen animal y salvar vidas humanas.

Investigadores de la institución precisaron que la operación demostró que el corazón de un animal genéticamente modificado puede funcionar en el cuerpo humano sin que se presente un rechazo inmediato.

La Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) autorizó en vísperas de Año Nuevo la operación de Bennett, quien estaba postrado en cama desde hacía meses y que fue informado de los riesgos de la intervención, al tratarse de una técnica experimental.

Sobre la edición genética

En el corazón implantado en Bennett, tres genes previamente vinculados al rechazo de órganos fueron “eliminados” del cerdo donante, y se insertaron en el genoma del animal seis genes humanos vinculados a la aceptación inmune. También eliminaron un gen de cerdo para prevenir el crecimiento excesivo del tejido cardiaco del animal.

Además de los cambios genéticos en el corazón, el paciente recibió un medicamento experimental contra el rechazo fabricado por Kiniksa Pharmaceuticals, con sede en Lexington, Massachusetts.

De interés: Satélite James Webb desplegó su espejo primario

María Gabriela Moncada

Con información de agencias de noticias, medios internacionales y redes sociales

Artículo anteriorRevelan la verdadera causa del fallecimiento de la actriz y comediante Betty White
Artículo siguienteAutoridades australianas investigan posibles irregularidades en la documentación de Djokovic