Djokovic
Tal parece que el tenista ofreció información falsa sobre si había viajado en los 14 días previos a su llegada a Australia, dado que sus redes sociales demuestran que viajó a España

El Sumario – Las autoridades australianas investigan la posibilidad de que el tenista serbio Novak Djokovic, liberado el lunes 10 de enero luego de ser retenido en Melbourne durante días después de que le cancelasen su visado, haya brindado información engañosa a los funcionarios de inmigración de la nación para entrar y disputar el Australian Open.

El ministro de Inmigración, Alex Hawke, todavía está considerando si cancelar el visado de Djokovic, campeón defensor del “Grand Slam” oceánico, pese a su victoria en los tribunales tras su apelación a la decisión de las autoridades australianas, lo que le permitió dejar su hotel de cuarentena y reanudar sus entrenamientos en Melbourne.

Los medios australianos indicaron este martes 11 de enero que los funcionarios están preocupados por la afirmación del tenista serbio en su formulario de inscripción de que no había viajado en los 14 días previos a su llegada a Australia el 6 de enero.

Las publicaciones en las redes sociales parecen dejar en claro que Djokovic asistió a eventos en Belgrado y Marbella durante el período en cuestión. Según los informes, Djokovic afirmó que la Federación de Tenis Australiana completó el formulario en su nombre.

También, quedaron dudas sobre la PCR positiva del deportista el 16 de diciembre y su posterior reunión con niños en un evento público en Belgrado al día siguiente, lo que habría roto las propias reglas de cuarentena de 14 días de Serbia después de un test positivo.

En medio de la polémica, el exentrenador de Djokovic, el extenista alemán Boris Becker, advirtió que se arriesga a la ira del público del Abierto de Australia si finalmente se le permite continuar en la lucha por su “Grand Slam” número 21, lo que le convertiría en el tenista con más “grandes” de la historia.

Mientras los aficionados serbios celebraron la decisión del tribunal, muchos australianos, que soportaron meses de duros confinamientos, no ocultan su molestia por la decisión de permitir que Djokovic, quien es antivacunas contra el Covid-19, ingrese en el país.

Quizás le puede interesar: Rachel Balkovec se convertirá en la primera mujer mánager del béisbol profesional afiliado

María Gabriela Moncada

Con información de dpa, medios internacionales y redes sociales

Artículo anteriorRealizan primer trasplante exitoso de un corazón de cerdo a un hombre
Artículo siguienteFirefox Focus incorporó protección contra el rastreo cruzado de “cookies” en Internet