los Pirineos, Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, provincia de Lleida, pirineo catalán, lince boreal, Europa central, Centro de Recuperación de Fauna MónNatura , Fundación Cataluña - La Pedrera

El Sumario – Hace más de 100 años que no nacía un lince en la cadena montañosa de los Pirineos que separa la península Ibérica del resto de Europa. Luego de un siglo, una pareja de linces boreales alumbró una cría de esta especie en un centro de recuperación de fauna del Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, en la provincia de Lleida, en pleno pirineo catalán.

El lince boreal vive en algunas zonas de Europa central, en los países escandinavos: Cáucaso, Rusia o Mongolia. Sin embargo, se consideraba extinguido en España desde hace años. Ahora, el nacimiento de esta cría abre la puerta a la reintroducción del lince euroasiático en la cordillera pirenaica, cuyas características, con bosques caducifolios, coníferas, pinos negros y abetos, podrían favorecer su desarrollo y proliferación tras años de ausencia.

Quizás desee leer: Un mono rompe con una roca el cristal de su jaula

El nacimiento, que tuvo lugar en mayo pero acaba de ser anunciado, se produjo gracias a una pareja de linces boreales que llegaron en 2008 hasta el Centro de Recuperación de Fauna MónNatura, que gestiona la Fundación Cataluña – La Pedrera. “Ha nacido después de muchos años de que no hubieran linces en los Pirineos”, aseguró Miquel Rafa, director del área de Territorio y Medio de la institución.

Según Rafa, la función de este nuevo lince, que actualmente pesa ocho kilogramos pero que puede llegar a alcanzar los 30, “va a ser educativa”, debido a que es “una pieza que faltaba en el ecosistema pirenaico”. “Se trata de un ejemplar que está en cautividad y que da esperanza para que algún día se pueda plantear un proyecto de reintroducción”,  insistió el también biólogo.

Gabriela Morales

Con información de El Español