Imagina estar con la naturaleza

De acuerdo al budismo la meditación es “reposar sin esfuerzo en lo que es”, dedicarte a ser lo que eres sin tomar en cuenta lo que sucede a tu alrededor.  Esta práctica sirve como instrumento para encontrar nuestra inteligencia interna y ser más productivos en nuestras tareas diarias, ya que aumenta nuestra capacidad de resistirnos ante las distracciones.

Además, disminuye la velocidad de nuestra mente y corazón, ayudándonos a encontrar claridad en el estrés y liberándonos de sentimientos de ansiedad y urgencia.

Imagina estar con la naturaleza
Imagina estar con la naturaleza

Si quieres empezar a practicar la meditación, es necesario que te liberes del porqué no tienes tiempo: hay que llegar temprano al trabajo, los niños deben estar en el colegio antes de las 7:00 am, debo cocinar el desayuno y la cena, tengo que ir al banco antes de llegar a la oficina, entre tantos otros.

Todas estas razones son válidas, pero aún así puedes encontrar momentos propicios para meditar. Seguramente podrás apartar 2, 5, 10 o 15 minutos diarios para cuidar de tu salud mental y espiritual.

Apenas te levantes

Puedes empezar por despertar 5 minutos antes de lo habitual. Luego ve al baño, toma agua y siéntate a meditar. No pienses en otras cosas ni realices otras actividades. Si lo haces justo después de levantarte, podrás llevar este estado de calma contigo durante todo el día.

Después del trabajo

Antes de salir de la oficina tómate unos minutos para meditar y hacer del camino a casa una experiencia agradable. Sin embargo, si sientes que la ruta te genera estrés lo recomendable es que medites cuando llegues. Esto te ayudará a integrarte a la vida familiar de forma más placentera.

Durante el almuerzo

Encuentra un lugar tranquilo durante tu hora de almuerzo y tómate unos minutos para sentarte en silencio. Poco a poco se convertirá en un hábito y no te parecerá difícil encontrar concentrarte.

Programa tus meditaciones

Programa un descanso de 10 o 15 minutos durante tus horas de trabajo y usa este tiempo para meditar. Si trabajas frente al computador, puedes programar recordatorios que te indiquen el incio y el final del descanso.

Aparta un minuto cinco veces al día

Tal vez sientas que es imposible dedicarle 10 minutos seguidos a la meditación, pero  al dividirla en varias sesiones de 1 o 2 minutos no sentirás que te quita tiempo. Durante estos minutos tan solo debes concentrarte en tu respiración: inhalaciones profundas y exhalaciones lentas.

Ahora ya sabes que meditar ayuda a centrarte en lo que es más importante y a enfocarte en tus tareas para ser más productivo. ¿Tendrás tiempo?

AG

Con información de agencias