El Sumario – Según un estudio publicado en la revista médica, “Archives of Disease in Childhood“, algunas sopas tradicionales de verdura y carne pueden interrumpir el ciclo vital del parásito de la malaria más letal, el “Plasmodium falciparum“.

La malaria es una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género “Anopheles“.

Según el último estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) correspondiente al 2017, murieron 435.000 personas a causa de la enfermedad y se contabilizaron 219 de casos en 90 países.

El trabajo, que es el primero de este tipo, dio con el factor de si existen remedios “naturales” que tuvieran propiedades para prevenir el contagio, al que está expuesto la mitad de la población mundial.

Los científicos pidieron a alumnos de una escuela de primaria en Londres de diferente origen étnico, que llevaran muestras de caldos caseros, utilizados tradicionalmente para tratar la fiebre. En total, 56 caldos resultaron aptos para el estudio, los cuales se filtraron e incubaron durante 72 horas con diferentes cultivos del parásito “Plamodium facuparum“.

Quizás sea de su interés: Bancamiga y Tatuando Sonrisas reafirman su alianza en favor de la salud

El objetivo fue comprobar si algunos de los caldos podía parar el crecimiento de parásitos aún inmaduros sexualmente, los causantes de la enfermedad, así como ver si eran capaces de bloquear su maduración sexual, fase en la que el parásito puede infectar al mosquito.

Así, los expertos encontraron que cinco de las preparaciones estudiadas consiguieron frenar el crecimiento de los parásitos sexualmente inmaduros en más del 50% y que el efecto de dos de los líquidos era comparable al de un conocido medicamento contra la malaria: la dihidroartemisinina. Otras cuatro sopas consiguieron bloquear la maduración sexual del parásito en más del 50% y, por lo tanto, la potencial transmisión de la enfermedad.

No obstante, los especialistas advierten que aún tienen que identificar los ingredientes activos de las sopas y probarlos en ensayos clínicos.

Gabriela Morales

Con información de Agencias