El Sumario – La cantante estadounidense Selena Gomez fue sometida a un trasplante de riñón, donado por su mejor amiga, la actriz Francia Raisa.

Gomez comentó que «no hay palabras para describir mi agradecimiento para mi hermosa amiga Francia Raisa. Ella me dio el último regalo y donación al donarme su riñón. Estoy increíblemente bendecida. Te amo tanto».

La cirugía tuvo lugar, ya que desde hace años la cantante y actriz había sido diagnosticada por lupus, una enfermedad autoinmune que afecta de forma progresiva diversos órganos y además de ello, trae como consecuencia cansancio crónico.

La cantante comentó que con esto espera poder volver a los escenarios musicales y promocionar su «nueva música, de la cual estaba muy orgullosa». Así mismo agradeció a su familia y equipo médico, por el apoyo y la constante atención que le habían brindado.

I’m very aware some of my fans had noticed I was laying low for part of the summer and questioning why I wasn’t promoting my new music, which I was extremely proud of. So I found out I needed to get a kidney transplant due to my Lupus and was recovering. It was what I needed to do for my overall health. I honestly look forward to sharing with you, soon my journey through these past several months as I have always wanted to do with you. Until then I want to publicly thank my family and incredible team of doctors for everything they have done for me prior to and post-surgery. And finally, there aren’t words to describe how I can possibly thank my beautiful friend Francia Raisa. She gave me the ultimate gift and sacrifice by donating her kidney to me. I am incredibly blessed. I love you so much sis. Lupus continues to be very misunderstood but progress is being made. For more information regarding Lupus please go to the Lupus Research Alliance website: www.lupusresearch.org/ -by grace through faith

Una publicación compartida de Selena Gomez (@selenagomez) el

Bárbara Méndez / @barbie_zml

Artículo anteriorLawrence llega a NY con hermoso peinado
Artículo siguienteSara Carbonero apuesta por los bordados