Probablemente se trató de un animal terrestre de aproximadamente cuatro toneladas de peso y de tres metros de alto

El Sumario – El fósil de un perezoso gigante hallado en Costa Rica y que data de hace 5,8 millones de años, sorprende a la ciencia por sus características únicas en el mundo.

Los fragmentos encontrados en la zona sur de la isla son de una especie nunca vista, que fue llamada “Sibotherium ka“, que en el lenguaje indígena Bribri significa “Bestia del sitio de Sibö“.

Este fósil representa un nuevo género y especie de perezoso gigante para la ciencia y, según la investigación, que tardó siete años en completarse, probablemente se trató de un animal terrestre de aproximadamente cuatro toneladas de peso y de tres metros de alto, que era herbívoro y podía ingerir cerca de media tonelada de vegetación al día.

En este sentido, el paleontólogo del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, Ascanio Rincón, quien formó parte del análisis, explicó que el perezoso forma parte de la familia Megatheriidae y cuenta con una combinación de características nunca antes vistas en un fósil de esta familia.

los especialistas encontraron tres individuos aunque solamente algunas partes fósiles, pero contaban con lo suficiente para detectar que se trataba de una nueva especie

“Imagínese un perezoso de los que viven en los árboles hoy en día pero del tamaño de un elefante con las patas delanteras más cortas. Era peludo y los dientes sugieren que era herbívoro porque tiene dos crestas transversales que le permitían cortar la vegetación”, detalló Rincón.

Asimismo, el perezoso es el primer ejemplar de esa familia, del que se tiene registro, que pasó de América del Sur a América Central. En Costa Rica se habían encontrado fósiles de otras especies también gigantes, pero de millones de años más recientes.

Además, cabe destacar que en Colombia y Venezuela se han encontrado fósiles de la familia Megatheriidae, que tienen relación con Sibotherium ka.

La excavación fue realizada en la localidad de San Gerardo de Limoncito, en Coto Brus, en el sur de Costa Rica

Quizás sea de su interés: Los insectos ya se camuflaban hace 165 millones de años

Gabriela Morales

Con información de medios internacionales