El Sumario –  La emblemática ciudad brasileña de Río de Janeiro encendió nuevamente las luces de su tradicional árbol flotante de Navidad, el mayor de este tipo en el mundo, con un espectáculo de música y juegos pirotécnicos que dieron inicio este sábado a las fiestas decembrinas en la “cidade maravilhosa”.

La imponente estructura metálica de 70 metros de altura se iluminó en un juego de luces multicolor sobre la laguna Rodrigo de Freitas, uno de los lugares más icónicos en la zona sur de Río de Janeiro.

La colorida iluminación estuvo acompañada de un espectáculo de música y juegos pirotécnicos, que se extendió por siete minutos, ante la mirada atónita de cientos de espectadores que asistieron al acto de inauguración en la “lagoa”.

Con una altura equivalente a un edificio de 24 pisos, el gigantesco árbol de Navidad requirió de once plataformas para erigirse sobre el agua y de 900.000 bombillos LED para ser iluminado.

Diferentes combinaciones de luces permiten que el árbol presente ocho fases escenográficas distintas, un espectáculo que podrá verse todas las noches hasta el próximo 6 de enero.

Lee también: El Concierto de Navidad del Vaticano será a favor de la Amazonía

Gerardo Contreras

Con información de agencias