Si quieres tener un amigo invaluable y aumentar tus beneficios emocionales, ¿qué esperas para tener un animalito en casa?
Si quieres tener un amigo invaluable y aumentar tus beneficios emocionales, ¿qué esperas para tener un animalito en casa?

Si hay una cosa en que los animales superan a las personas es que no juzgan y perdonan errores rápidamente. La compañía que aporta vivir con animales es el primer beneficio de la lista.

Las mascotas son una fuente de alegría. Disfrutan de las cosas más simples y muestran gratitud a cualquier minuto que se les dedique, algo que también contagian con facilidad.

Además, con una mascota es más fácil conocer otras personas y compartir anécdotas y experiencias, así que también estimulan el contacto social. Por otro lado, la convivencia con el animal genera una relación en la que se intercambian cariño y emociones, y se aparta el sentimiento de soledad.

Su presencia constante hace sentir más confiado y seguro al dueño, y estimula el contacto físico y la comunicación. Son muchos los que acaban hablando con sus mascotas, pues supone una conversación fácil, libre de juicios y muy terapéutica.

Tener animales también es muy beneficioso para los niños, pues ayuda a educarlos a comprender las fases de la vida, a visualizar el crecimiento del animal, llegando incluso a entender conceptos como el nacimiento y la muerte, lo que potenciará su sensibilidad.

Al mismo tiempo, el cuidado de una mascota ayuda a los adolescentes a tener hábitos y responsabilidades que se reflejan en unos horarios adecuados y en la conciencia de lo que supone estar al cuidado de alguien. Y en ambas situaciones les inculca el significado del respeto, cuidado y estima.

Pero antes de comprar una mascota debemos tener en cuenta los diferentes sacrificios que conlleva tenerla. Los animales necesitan su tiempo de atención diario para sacarlo a pasear, jugar, o estar en compañía.

Así que si tienes tiempo, ganas y mucho amor para dar, es hora de tener un fiel compañero en casa.

EC

Con información de agencias.

Fotografía Gettyimages.

Artículo anteriorTienen cine para invidentes
Artículo siguienteFranela anudada: la nueva tendencia