El Sumario – A finales de julio, James White fue a pescar a Bodega Bay, en el condado de Sonoma (California, EE.UU.) y dejó a su perro, un pitbull llamado Darby, en un automóvil cercano. En determinado momento, el hombre atrapó un tiburón gatopardo de dos metros de largo y cuando trató de sacarle el anzuelo, el animal se aferró a su pierna.

El pescador no podía desprenderse del escualo, que sujetaba con fuerza su pierna, hiriéndole una arteria, y gritó con la esperanza de que alguno de los pescadores cercanos lo ayudara.

Te puede interesar: Los animales se comen a sus crías para perpetuar su especie

En ese momento, Darby, logró abrir la puerta del auto y acudió rápido a la llamada de socorro de su dueño. El perro mordió al tiburón en las branquias, pero el animal se aferró aún más a la pierna del pescador. Al ver que el plan de ataque no funcionaba, el perro agarró al pez gigante por la cola y lo sacó de la pierna de su amo. Acto seguido, White arrojó al agua al tiburón, que se alejó.

White asegura que no podría estar más orgulloso de Darby. El hombre señaló que es un perro tan cariñoso y juguetón (el apodo de Darby es “House Hippo”) que no sabía que era capaz o que entraba en acción como lo hizo. Por lo que está eternamente agradecido de haberlo hecho.

El Sumario

Con información de NBC Bay Area