El Sumario – Un hombre residente en North Port (costa oeste de Florida) se encontró en el garaje de su casa con un intruso peligroso, un caimán de siete pies de largo (2,1 metros).

Una vez recuperado del susto, el hombre avisó a la Policía de North Port que acudió a la residencia y se hizo cargo del reptil.

“Hemos devuelto el confundido Alligator mississippiensis al canal del que salió”, dice el mensaje del Departamento de Policía de North Port, que acompaña a las fotos del caimán junto al automóvil del dueño del garaje y rodeado de otras cosas.

Los caimanes y los cocodrilos de Florida son animales protegidos, contra los que solo se puede actuar cuando hay riesgo inminente para la vida humana.

Florida cuenta con una población de unos 1,3 millones de caimanes, gracias a un exitoso programa que hace décadas logró sacarlos del peligro de extinción.

De acuerdo con un folleto de FWC sobre la interacción entre humanos y caimanes, desde 1948 hay más de 20 casos documentados de muerte de personas a causa de ataques de esos reptiles en Florida.

Más información: Zoológico de Río se transforma en el primer parque de conservación de Brasil

María Alejandra Guevara

Con información de Agencias