Hacer fotografías nocturnas puede ser algo dificil de lograr para muchas personas, aprende cómo hacer que tus imágenes queden perfectas

Si deseas capturar un hermoso anochecer el mejor momento para hacerlo es justo cuando empieza a oscurecer y el cielo se va tornando azul oscuro, este fenómeno conocido como “hora azul” u “hora mágica” suele durar unos diez minutos, dependiendo del país y la época del año en que nos encontremos. También contamos con este mismo efecto al amanecer, pero dura aún menos tiempo.

Durante esta “hora azul” el cielo y la iluminación artificial de la ciudad o de los monumentos presentan la misma medición de luz, lo que se traduce en un cielo de tono azulado oscuro acompañado de naranjas, rojos y verdes, de la ciudad. Este efecto se produce siempre, da igual que este lloviendo o nevando, el cielo esté despejado o con nubes.

Un buen ejercicio para conseguir la foto perfecta puede ser elegir un punto a fotografiar, dejar fija la cámara y empezar a disparar cuando comience a caer el sol y continuar haciéndolo hasta que el cielo esté completamente negro. Podremos así darnos cuenta de lo diferente que puede llegar a ser un lugar dependiendo de la luz con la que lo fotografiemos. Como suponemos que podemos previsualizar la imagen, iremos modificando la velocidad y la apertura del diafragma según vaya cambiando la luz, que en este caso varía rápidamente.

Otro efecto interesante es la estela de luces que dejan los autos en movimiento: si componemos la fotografía de tal manera que en algún punto aparezca una carretera donde pasen carros, al dejar abierto el objetivo durante unos segundos, veremos aparecer una estela de colores que pueden dar un toque interesante a nuestra imagen nocturna. Esto mismo se puede probar en un escenario donde haya fuegos artificiales. La estela que dejan estos al abrir unos segundos el objetivo pueden acompañar muy bien, por ejemplo, a un monumento.

Para tomar un retrato lo que debe hacerse es bajar la velocidad al máximo para que el fondo pueda tomar algo de forma y disparar un pequeño flash para iluminar a la persona y paralizar el movimiento para que no quede movida. Muchas cámaras y smartphones tienen modo nocturno de disparo que hacen esto mismo pero de manera automática.

Alejandra Watts

Con información de Ocho leguas.

Fotografía gettyimages.