El Sumario – Un estudio preliminar realizado por investigadores de la Universidad de Uppsala en Suecia descubrió que cuando los hombres jóvenes y sanos se veían privados de una sola noche de sueño, tenían niveles más altos en sangre de tau, un biomarcador para la enfermedad de Alzheimer.

En la investigación publicada en la revista “Neurology” comparaban estos niveles en sangre cuando no se dormía una noche frente al descanso de una noche completa e ininterrumpida.

Tau es una proteína que se encuentra en las neuronas la cual puede formar enredos, estos se acumulan en el cerebro de las personas que padecen de Alzheimer. Dicha acumulación puede comenzar décadas antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad.

Estudios anteriores en adultos mayores sugirieron que la falta de sueño puede aumentar el nivel de tau en el líquido cefalorraquídeo; como también, un trauma en la cabeza puede subir las concentraciones circulantes de esta proteína en la sangre.

“Muchos de nosotros experimentamos la privación del sueño en algún momento de nuestras vidas debido al desfase horario, tirando de una noche entera para completar un proyecto, o debido al trabajo por turnos, trabajando durante la noche u horas inconsistentes”, señaló el autor del estudio, Jonathan Cedernaes, de la Universidad de Uppsala.

“Nuestro estudio exploratorio muestra que incluso en individuos jóvenes y sanos, perder una noche de sueño resulta en un ligero aumento en el nivel de tau en sangre. Esto sugiere que, con el tiempo, tipos similares de interrupción del sueño podrían tener efectos perjudiciales”, añadió.

Quizás sea de su interés: El consumo de tabaco también afecta la salud mental

Gabriela Morales

Con información de Agencias