La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) prevé en que el precio del petróleo siga aumentando en los próximos meses por la mejora de la demanda mundial de crudo y la reducción de inversiones.

El ministro iraquí de Petróleo, Adel Abdel Madhi, prevé que el precio del barril de petróleo acabe el año en el entorno de los 75 dólares, frente al nivel actual de 62 dólares. A ese mismo rango de precios apuntaron también los representantes de Venezuela y Kuwait durante la conferencia semestral de la organización celebrada esta semana en Viena.

La previsión de que el precio del petróleo se encarezca en los próximos meses ha tranquilizado los ánimos dentro del cártel de productores, dividido en los últimos meses entre los países que abogan por mantener la producción para no perder cuota de mercado -liderados por Arabia Saudí- y aquellos que piden frenar el bombeo para empujar al alza los precios.

En este último grupo se encuentran los miembros latinoamericanos como Venezuela o Ecuador, o africanos como Angola. “Seguimos vigilando el mercado, trabajando juntos, muy unidos”, advirtió el ministro venezolano Asdrúbal Chávez.

Venezuela, que obtiene del crudo el 80% de sus ingresos fiscales, elaboró su presupuesto para 2015 en base a un barril a 60 dólares. Sin embargo, en este 2015 el valor promedio de la cesta venezolana se ubica en los 48,29 dólares por barril, un 20% por debajo del valor de referencia.

Dicha alza, podría darle liquidez al gobierno nacional para cumplir con sus compromisos y seguir trabajando para mejorar toda la plataforma petrolera.

“Tomamos la mejor decisión que podíamos haber tomado, y seguimos trabajando para (…) tener un precio razonable y justo para nuestro principal recurso”, añadió el ministro Chávez, quien también calificó de “muy exitosa” la reunión.

El ministro saudí de Petróleo, Ali I. Naimi, negó al término del encuentro este viernes cualquier tipo de discusión entre los países miembros y aseguró que la decisión de mantener la producción en los 30 millones de barriles diarios se tomó por “unanimidad”. Otros miembros del cártel reconocieron que el incremento del barril hasta un rango de 75-80 dólares daría oxígeno a sus economías y ayudaría a cuadrar sus presupuestos.

Además, la OPEP confía en que los precios actuales contribuyan a destruir o frenar el desarrollo del fracking en Estados Unidos, una técnica que ha disparado la producción de este país e inundado el mercado de “oro negro”. El actual precio del petróleo también amenaza el desarrollo de los proyectos más complejos en arenas bituminosas o aguas profundas que están llevando a cabo países competidores fuera del cártel como Canadá o Brasil.

KYL

Con información de El Mundo.

El ministro venezolano se mostró optimista con el resultado de la reunión
El ministro venezolano se mostró optimista con el resultado de la reunión.