El Sumario – En Suecia, científicos de la Universidad de Uppsala, relacionan el trastorno de conducta sexual compulsiva con la producción de oxitocina en el individuo, y asegura que a través del ADN se puede determinar el origen de la hipersexualidad.

Según la Organización Mundial de la Salud indicó que el trastorno hipersexual afecta entre el 3% y 6% de la población y lo reconoce como un trastorno de control de impulsos.

Lee también: Uno de cada 660 bebés varones pueden nacer con el Síndrome de Klinefelter

La hipersexualidad se caracteriza por “pensamientos obsesivos sobre el sexo, una compulsión a realizar actos sexuales, una pérdida de control o hábitos sexuales que conllevan problemas o riesgos potenciales”.

El estudio, determinó que existe una fuerte influencia de la oxitocina, conocida la hormona del amor, en personas obsesionadas con el sexo.

Adrian Boström, del departamento de Neurociencia de la Universidad de Uppsala, señaló que la motivación del estudio fue “investigar los mecanismos reguladores epigenéticos detrás del trastorno hipersexual para poder determinar si tiene algún sello distintivo que lo distinga de otros problemas de salud”.

Este microARN, identificado como el microARN-4456, se dirige a genes cuyos niveles son particularmente altos en el cerebro y que participan en la regulación de la oxitocina.

Conoce más: ¿Qué es la hepatitis autoinmune?

Por ello, consideran necesario desarrollar nuevas investigaciones para determinar los beneficios de reducir esta hormona en las personas obsesionadas con el sexo.

María Alejandra Guevara

Con información de Agencias