El limón y el eucalipto son efectivos, al igual que el vinagre para evitar que este insecto entre a tu casa

Si  no te gustan los químicos con los que se fabrican los repelentes de mosquitos comerciales, existen varias opciones naturales para que hagas el tuyo en casa. Primero está el incienso, en especial los de lavanda o limón. Naturalmente, estos insectos no soportan este olor. Si eres alérgico, puedes optar por velas aromáticas de la misma esencia.

La albahaca y el eucalipto provocan el mismo efecto. Llena un plato hondo con estas plantas y colocalo en puntos estrátegicos de la casa como las ventanas o junto a la puertas. También puedes hacer una trampa de vinagre. Toma un vaso plástico y llénalo hasta la mitad. Luego lo tapas con papel plástico envolvente y le haces agujeros. El mosquito vendrá, tomará un poco y quedará dentro del vaso. Botalo cuando el olor a vinagre se disipe. Esta trampa también se puede hacer con refresco.

Otro método es cortar rodajas de limón y mezclarlas con clavos de olor. Lo colocas sobre un plato y como con las plantas, elige puntos estrátegicos de la casa para hacerle una barrera a los mosquitos. También, puedes hacerte un repelente con una mezcla de aceite para la piel -puede ser de almendras o de eucalipto-, y unas gotas de jugo de limón o esencia de lavanda.

Jefferson Díaz

Con información de EME.

Fotografía Gettyimages.