El fin de esta manipulación es controlar plagas nocivas para los humanos. El método ha sido probado en peces cebra y ratones

Recientemente en la revista Nature Neuroscience se publicó un artículo sobre una proteína genéticamente modificada que puede hacer a los roedores responder al control magnético a distancia. Para lograrlo, se debe hacer cirugía genética en los canales iónicos, encargados de administrar las corrientes eléctricas que controlan el circuito neuronal.

Ali Güler, neurólogo de la Universidad de Virginia, y su equipo modificaron el canal TRPV4, un canal que responde a la presión mecánica, fusionando dicho gen a una proteína que acumula hierro, conocida como ferritina, la cual responde ligeramente al magnetismo de fuentes externas.

El resultado fue Magneto: una proteína híbrida genéticamente modificada. Cuando los investigadores mueven un imán cerca de las células, Magneto responde y abre el canal iónico; esto provoca una corriente de iones en las células, lo que cambia la corriente eléctrica que recibe el cerebro.

Los investigadores activaron Magneto en células que responden a la dopamina, por lo que hasta ahora el «control» solamente permite que los ratones prefieran una zona magnetizada de la jaula a otra. Cuando los ratones entran en contacto con el campo electromagnético reciben una gratificación química en forma de dopamina.

Amanda Gómez

Con información de ArsTechnica.

Fotografía Gettyimages.

Artículo anteriorUn ángel le pagó la luz
Artículo siguienteAprende a elegir al mejor entrenador personal