La mayoría suelen optar por llevar el cabello recogido, pero en la variante del
La mayoría suelen optar por llevar el cabello recogido, pero en la variante del "perfecto imperfecto"

Por lo general toda la boda ha sido planeada al detalle y es perfecto, salvo el peinado de la novia, que tiene un aire natural y descomprimido. Así como antes no había ni un mechón fuera de sitio, hoy la moda de las bodas marca otro pulso: el “undone hair”.

Es un hecho. Los peinados se ven en todas partes, también en las bodas. La tendencia es llevar uno que parezca absolutamente natural.

Existen mil variantes y propuestas, todo dependerá del cabello, el rostro y el vestido de la novia. Hay quienes preferirán un estilo romántico, despreocupado y con algunos mechoncitos de otro color.

Por lo general, las novias suelen optar por llevar el cabello recogido, pero en la variante del “perfecto imperfecto” las propuestas llevan a recoger solo parte de la melena y dejar el resto suelto.

Los detalles de trencitas también son muy requeridos, igual que los adornos que pueden trenzarse en el cabello y realzan la naturalidad, como si se hubiese tratado de un antojo de último momento.

La tendencia se da en las más diversas latitudes. Desde hace algunos años, son cada vez más las novias que buscan detalles lúdicos y de frescura para su look. Los rulos u ondas son muy útiles para generar ese efecto en peinados recogidos y son fáciles de lograr.

El efecto: prolijamente desprolijo, o sea, un peinado cuidado sin tener un tono muy severo. Esta propuesta es una especie de “peinado de novia hecho en casa”.

DS

Con información de dpa. 

Fotografías dpa.