El tema de la equidad de géneros está instalado en el mundo desde el siglo pasado. En Estados Unidos, país que fue en algún momento famoso por sus segregaciones y discriminaciones de todo tipo, la figura de la mujer empezó a cobrar relevancia luego de los años 50. Así, en los 90, el país estaba inundado de consignas y debates sobre la necesidad de que las féminas tuvieran un papel social tan preponderante como el de los hombres, destacando su deseo de no querer ser encasilladas como objetos sexuales de estimulación masculina.

En el siglo XXI estos temas han seguido tomando fuerza. Pues bien, de la escuela de Rangers del ejército de Estados Unidos se graduarán, por primera vez en la historia, dos mujeres. El máximo símbolo de virilidad masculina en el país norteamericano es ahora otro territorio conquistado por el poder femenino.

La capitana Kristen Griest, de Orange, Connecticut; y la teniente primera Shaye Haver, de Copperas Cove, Texas, se graduarán el viernes 21 de agosto junto a 94 soldados varones en Fort Benning, Georgia.

En una declaración conjunta, las familias de Griest, de 26 años; y Haver, de 25, dijeron que las dos estaban “como todos los demás soldados” en su promoción: “felices, aliviadas y listas para comer y descansar bien”.

El curso de dos meses pone a prueba la capacidad de los soldados para superar la fatiga, el hambre y el estrés en operaciones de combate. La escuela permitió el ingreso de mujeres por primera vez este año como parte de una política de las fuerzas armadas de abrir más puestos de combate a mujeres. De este modo, en abril, 19 mujeres se enrolaron en el curso junto a 381 hombres.

LS

Con información de Yahoo! Noticias.