El Sumario – La actividad humana reducirá los hábitats naturales de alrededor de 1.700 especies de anfibios, aves y mamíferos para 2070 y elevará su riesgo de extinción, según un estudio divulgado en la revista Nature Climate Change.

Elaborado por ecologistas de la Universidad de Yale, en EE.UU., el estudio concluyó que dentro de 50 años unas 1.700 especies animales habrán perdido entre el 30 y el 50 por ciento de sus hábitats actuales. La reducción de los hábitats llevará consigo elevados incrementos en los riesgos de extinción de esas especies, que incluyen 886 de anfibios, 436 de aves y 376 de mamíferos.

Lee también:Los dinosaurios no estaban en declive antes de la caída del asteroide

Entre las especies que perderán la mitad de su rango geográfico actual durante las próximas cinco décadas, el estudio menciona la rana de Lombok (Indonesia), el lechwe del Nilo (Sudán del Sur), el ticotico de cejas claras (Brasil) y la pajonalera de pico curvo (Argentina, Brasil y Uruguay).

Más allá de estos casos particulares, las especies que viven en África Central y Oriental, Mesoamérica, Suramérica y el Sudeste Asiático sufrirán la mayor pérdida de hábitat y un mayor peligro de extinción.

Para llegar a estas conclusiones, los autores del estudio combinaron información de la distribución geográfica actual de unas 19.400 especies animales de todo el mundo con las expectativas consensuadas de la comunidad científica sobre futuros desarrollos en la sociedad global, demografía y economía.

“Nuestros hallazgos vinculan esos futuros plausibles con sus implicaciones para la biodiversidad”, explicó Walter Jetz, coautor de la investigación y profesor de ecología, biología evolutiva y estudios forestales y ambientales en la Universidad de Yale.

Te puede interesar: Las ballenas azules confían en su memoria para encontrar comida

Las proyecciones de este estudio se pueden consultar en la página web de Map of Life (Mapa de la Vida), una herramienta para “evaluar cómo las especies pueden sufrir en futuros escenarios específicos de uso de la tierra y ayudar a prevenir o mitigar estos efectos”, según Ryan P. Powers, exbecario del laboratorio de Jetz en Yale.

Por Gerardo Contreras

Con información de agencias y dpa