El Sumario – Al menos 50 koalas están siendo tratados por deshidratación y quemaduras en un hospital gestionado por la organización Conservación de Koalas de Australia en Port Macquarie, tras los fuertes incendios forestales que están afectando gran parte del país, indicó Sue Ashton, presidenta de la institución a cargo de la clínica.

La cifra de koalas fallecidos puede superar los 1.000 en Nueva Gales del Sur, añadiendo 700 que perecieron el mes pasado en los incendios de Ballina, en el norte del estado, explicó la presidenta de la Fundación Australiana de Koalas, Deborah Tabart.

“Nueva Gales del Sur tiene una población de 16.000 a 18.000 ejemplares. Se trata de una gran pérdida”, precisó Tabart, al referirse al estatus de este marsupial amenazado ya por el desarrollo urbanístico y la clamidia, una enfermedad bacteriana que les causa ceguera, infertilidad y en algunos casos la muerte.

“Los koalas están funcionalmente extintos. Los incendios forestales están disminuyendo sus posibilidades de supervivencia”, recalcó la presidenta de la fundación, al pedir que el gobierno australiano tome acciones inmediatas para que se protejan los bosques en los que viven los koalas y evitar que se use el agua de los ríos en la industria del carbón.

El koala (Phascolarctos cinereus) es especialmente sensible a cualquier cambio en el medio ambiente, permanece unas 20 horas al día durmiendo o descansando y utiliza las cuatro horas restantes para alimentarse con hojas de varias especies de eucaliptos.

El koala perdió gran parte de su hábitat en Australia a raíz del desarrollo urbano, agrícola y minero, y también por el cambio climático, así como por la comercialización de sus pieles hasta la década de 1930.

De acuerdo a un informe del año pasado del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), se teme que estos marsupiales se extingan si se mantiene el ritmo actual de tala de árboles.

Quizás sea de su interés: Paseos en elefantes serán prohibidos en Camboya

Gabriela Morales

Con información de Agencias