En enfrentamientos previos, Kerber solo había ganado una vez a Serena Williams en 2012

La alemana Angelique Kerber se impuso ante Serena Williams en la final del Abierto de Australia 6-4, 3-6 y 6-4, lo que rompió con todos los pronósticos sobre el encuentro gracias a su seguridad y paciencia en la pisa.

Kerber estuvo cerca de la eliminación en su primer partido en Melbourne Park. Sin embargo, logró vencer en el partido más importante de su carrera en la WTA. Al ser premiada aseguró haber trabajado toda su vida y ahora puede afirmar que es una campeona del Grand Slam. «Mi sueño se ha hecho realidad esta noche», dijo emocionada.

Por su parte, Williams vio cortada su racha, pues era favorita para revalidar el título que se había llevado las seis veces que llegó la final, y con el que igualaría el récord de Steffi Graf de 22 torneos de Grand Slam.

Serena llegó a la final sin ceder un solo set en el torneo y contaba por victorias sus últimas ocho finales de Grand Slam. La última vez que cayó por el título fue en el US Open 2011.

En referencia a la victoria de Kerber, Williams expresó sentirse «realmente contenta por ella. Lleva mucho tiempo jugando. Tenía una actitud de la que creo que mucha gente podría aprender: Siempre era positiva y nunca se dio por vencida”.

En el caso de los caballeros, el serbio Novak Djokovic derrotó al británico Andy Murray 6-1, 7-5 y 7-6 (7-3) para ganar por sexta vez el Abierto de Australia y conquistar su undécimo Grand Slam, un título que le iguala con los legendarios Rod Laver y Björn Borg.

A sus 28 años, Djokovic se colocó en el cuarto escalón de la lista histórica de campeones de Grand Slam. Con 11 coronas, las mismas que Laver y Borg, ya sólo tiene por delante los 12 de Roy Emerson, los 14 de Rafael Nadal y Pete Sampras, y los 17 de Roger Federer.

Natasha Guevara

Con información de agencias.

Fotografía  REUTERS/Tyrone Siu.

Artículo anteriorHámsters necesitan una dieta equilibrada
Artículo siguienteDiCaprio mejor actor por «The Revenant»