La obra del escritor fue reconocida durante un acto abierto al público, tras la inauguración formal de la institución sin fines de lucro

El uruguayo Mario Benedetti (1920-2009) resolvió dejar su legado a una institución sin fines de lucro que llevara su nombre, con el objetivo de exponer sus pertenencias y su trabajo. En su testamento, encargó la conservación, organización, clasificación, ordenamiento, promoción y difusión de su obra, así como también estimular actividades culturales del ámbito literario y apoyar organizaciones defensoras de derechos humanos.

Por ello, el escritor fue homenajeado este miércoles durante la inauguración al público de la nueva sede de la fundación que lleva su nombre, en Montevideo.

La actriz chilena Delfina Guzmán, que fue la invitada especial al acto, elogió la capacidad del autor “para entrar en los intersticios del alma”, desde la sede de la fundación, donde funciona un museo, una biblioteca y se realizarán actividades artísticas y académicas.

Durante casi dos horas, Guzmán deleitó al público con anécdotas sobre su vida familiar y artística e hizo reflexionar sobre el pasado y el presente de su país, de Uruguay y de América Latina. En el acto también participó la actriz uruguaya Estela Medina, quien leyó poemas de Benedetti.

La nueva sede de esta fundación permite al público acercarse a la obra y a las pertenencias de Benedetti, del mismo modo que posibilitará a investigadores a acceder a su trabajo literario.

EC

Con información de dpa.