Canadá vivirá a partir de este viernes diez de julio los Juegos Panamericanos de Toronto. Allí se reunirán más de seis mil atletas de América. Dicho país ya fue sede de este evento en 1967 y 1999.

Sin embargo, estos juegos prometen tener un alcance nunca antes visto en el país; incluso mayor al de los Juegos Olímpicos de verano de Montreal 1976, a Calgary 1988 y a los juegos de invierno en Vancouver 2010. Ninguno de los tres anteriores llegó a congregar a tantos competidores.

Con una inversión de 1.400 millones de dólares canadienses (unos 1.100 millones de dólares) entre costos de construcción y gastos operativos, la capital de la provincia de Ontario se vistió de gala para recibir a atletas de 41 países del continente.

La villa panamericana fue construida de cero y las nuevas instalaciones brillan entre los rascacielos de la multicultural metrópoli y también a lo largo de las extensas aguas del Lago Ontario, tal vez con la ambición de organizar los Juegos Olímpicos de 2028.

No habrá, como es habitual, súper estrellas del calibre de un Usain Bolt, pero sí múltiples campeones y medallistas olímpicos. Entre las figuras destacan la nadadora estadounidense Natalie Coughlin, su par brasileño Thiago Pereira, el atleta dominicano Félix Sánchez, la triplista colombiana Caterine Ibargüen, la pertiguista cubana Yarisley Silva, la clavadista mexicana Paola Espinosa y “Las Leonas” argentinas del hockey sobre césped.

El evento repartirá 1.095 medallas divididas en 36 deportes y 48 disciplinas. Pero lo más codiciado para la mayoría de los atletas serán los cupos a Río 2016.

Entre las grandes novedades se destaca el estreno del béisbol femenino y del golf, que vivirá su primera experiencia en un evento multideportivo desde hace un siglo, un año antes de su regreso olímpico en Río.

La lucha por el medallero promete tener una vez más a Estados Unidos cómodamente a la cabeza, aún con una delegación en su mayoría alternativa, pero la puja por la segunda plaza se presenta más pareja que nunca. Cuba ostenta desde 1971 ese lugar, pero Brasil estuvo cerca hace cuatro años en Guadalajara y promete volver a intentarlo. También está, por su puesto, Canadá, que llega con las máximas ambiciones.

Un escalón por detrás, México intentará mantenerse entre los cinco primeros y Argentina buscará arrebatarle a Colombia el sexto puesto del medallero.

LS

Con información de dpa.