La gacela no se percató que su madre fue reemplazada

El Sumario – Una guepardo confundió a una cría recién nacida con la de una gacela, y siguiendo su propio instinto le lamió la cabeza proporcionándole lo que parece ser una especie de beso. Posteriormente el felino se dio cuenta que no era su hijo y lo devoró.

El insólito momento lo captó el fotógrafo de la vida salvaje y guía de safari, Federico Veronesi, en la Reserva Nacional de Masai Mara (Kenia),

Además explicó que la gacela se había acercado inocentemente al felino (que no se había dado cuenta que su madre había sido reemplazada).

“Lo sorprendente es cómo persistió el instinto del bebé de levantarse y acercarse a la supuesta mamá, cuando realmente había sido reemplazada por el depredador”, expresó Veronesi.

Lee también: Las estrellas de mar capaces de cambiar su color pueden “ver”

Gabriel Velásquez

Con información de Agencia