La empresa se encuentra en una investigación por la instalación ilegal de un software que simulaba emisiones menores de gases contaminantes

Activistas de la organización ecologista Greenpeace transformaron el logotipo de la empresa automotriz en la fórmula química del gas contaminante, dióxido de carbono (CO2).

Este lunes los ambientalistas treparon el techo de la sede de Volkwagen en Wolfsburgo y desplegaron en una de las entradas un gran cartel con la inscripción “Das Problem” (“El problema”), en alusión al eslogan publicitario de Volkswagen “Das Auto” (“El auto”).

Greenpeace exigió revelar los niveles reales de emisión de gases en los automóviles de Volkswagen y mayor transparencia en las declaraciones. El experto, Daniel Moser, denunció que la empresa se había comprometido ante esta organización ecologista durante 2012 “a reducir hasta 2020 el nivel de CO2 en 95 gramos por kilómetro recorrido”.

El gigante automotor alemán admitió el 3 de noviembre que 800.000 de sus automóviles a diésel y gasolina emiten más dióxido de carbono de lo que habían especificado para la venta. No obstante, Volkswagen no ha suministrado información más concreta, alegando que se encuentra en la investigación sobre la instalación ilegal de un software en 11 millones de coches diésel para simular menores emisiones de gases contaminantes.

Activistas de Greenpeace despliegan cartel en sede de Volkswagen
Activistas de Greenpeace despliegan cartel en sede de Volkswagen

NG

Con información de dpa.

Fotografía REUTERS/Fabian Bimmer.