Siempre ha reservado sus desfiles para conocedores europeos, pero este año apuesta por la Semana de la Moda en Nueva York

Nueva York ultima todos los detalles para acoger su Semana de la Moda (NYFW, por sus siglas en inglés) de septiembre, cargada esta temporada de un buen paquete de novedades, tanto en su localización oficial como en la parrilla de desfile.

Sin duda alguna, la gran sorpresa de esta edición -que arrancará mañana hasta el próximo 17 de septiembre- es la reciente suma del glamour francés de Givenchy a la pasarela estadounidense, tradicionalmente reservada para los maestros del “sportswear” internacional.

El diseñador Riccardo Tisci mostrará su última colección no sólo ante los editores de moda y los grandes puntos de venta del país, sino también ante el público en general, para el que se ha guardado más de 800 entradas gratuitas destinadas a los primeros asistentes.

El anuncio supone toda una revolución en el sector, donde los asientos de los desfiles están rigurosamente asignados a celebridades, editores de moda y personas influyentes en el mundo de la moda.

Al margen del desfile, Givenchy abrirá una “flag ship store” en Madison Avenue, la cual, según afirma la “maison” francesa en un comunicado, “hará sentir a los clientes como en casa y dará la bienvenida a un nuevo público que se sumará a la tribu de Givenchy”.

Más de cien diseñadores exhibirán en la Semana de la Moda neoyorquina las tendencias de la próxima temporada primavera/verano 2016 en un gran abanico de escenarios; una tendencia que ya se empezó a ver en las pasadas ediciones.

El Lincoln Center for the Performing Arts se despidió de la Fashion Week el pasado mes de febrero tras cinco años como eje oficial de operaciones del evento, localizado hasta febrero de 2010 en las idílicas carpas de Bryant Park que con el tiempo se quedaron pequeñas para un evento de tal magnitud.

Así es como las salas del Moynihan Station en la calle 33 de Manhattan y el Clarkson Square al oeste del Soho se coronan como los dos escenarios oficiales del calendario neoyorquino, que adicionalmente contará con decenas de espacios alternativos tanto en la ciudad como en Brooklyn.

Elegido como uno de los locales favoritos en las pasadas ediciones, el luminoso espacio de Spring Studios acogerá las pasarelas de Jason Wu, Michael Kors, Calvin Klein o Lacoste, entre otros; mientras que las diferentes lonjas de Manhattan albergarán shows más urbanos como Alexander Wang o Custo Barcelona.

AG

Con información de dpa.