Un grupo de especialistas comprobó que el tamaño de los niños se ve afectado por consecuencia del tabaquismo materno
Un grupo de especialistas comprobó que el tamaño de los niños se ve afectado por consecuencia del tabaquismo materno

El SumarioFumar durante el primer trimestre del embarazo, aunque posteriormente se deje este hábito, también pone en riesgo la salud del bebé porque puede nacer más pequeño y con tamaño cerebral más reducido, según mostró un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad del Este de Finlandia y que publicó la revista ‘BMJ Open‘.

El equipo de especialistas trabajó con 1,4 millones de parejas madre-hijo en Finlandia, y estudió el efecto del tabaquismo materno en el tamaño corporal y las proporciones corporales de los recién nacidos cuando la madre fumó solo durante el primer trimestre.

El humo del tabaco contiene miles de productos químicos, que pueden atravesar la placenta y entrar en la circulación fetal. En el estudio, el 84,5% eran no fumadores, el 3,5 % dejó de fumar durante el primer trimestre y el 12 % continuó fumando después del primer trimestre.

De esta forma, el grupo analizó que el tabaquismo materno se asociaba con una reducción más fuerte en el tamaño del cuerpo y la circunferencia de la cabeza. Además, estos efectos eran los mismos aunque la madre hubiera dejado de fumar durante el primer trimestre de gestación.

“El hallazgo más importante de nuestro estudio es que, aunque dejar de fumar en el primer trimestre reduce el riesgo de bajo peso al nacer, el tamaño del cerebro y la longitud corporal no parecen ponerse al día. Esto subraya la importancia de dejar de fumar antes de estar embarazada“, apuntó el equipo de investigadores.

Te puede interesar: Dieta baja en proteínas puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Con información de dpa