El Sumario - El deporte motor regresa a Alemania luego de varios años de pausa y con él toda la adrenalina que generan los motores de los vehículos más rápidos

El Sumario – Alemania es la patria de Michael Schumacher, el piloto de mayor éxito en la historia de la Fórmula 1, y siempre contó con una gran legión de fanáticos, pero actualmente sufre un declive en la categoría reina del automovilismo.

El legendario circuito del Nürburgring no figura en el calendario de carreras desde hace años y el otro trazado mítico, el de Hockenheimring, podría ser este fin de semana escenario de la última carrera de Fórmula 1 en suelo germano.

Entérate de más: Bottas sigue los pasos de Hamilton y renueva con Mercedes 

El hecho de que el número de espectadores en el Gran Premio de Alemania de este fin de semana alcance niveles de los mejores tiempos no tiene que ver con la participación del tetracampeón mundial alemán Sebastian Vettel o con la escudería Mercedes, sino con el hecho de que miles y miles de holandeses acudirán a alentar a su ídolo Max Verstappen a bordo de un bólido de Red Bull.

El holandés de 20 años ha desatado un auge que Alemania echa en falta. Verstappen atrae a las masas como lo hizo en su momento el joven Michael Schumacher. También quedaron atrás los tiempos en los que los alemanes seguían por televisión cada competencia. Este año, sólo un canal, RTL, emite las carreras después de que decidiera no renovar contrato el canal de pago Sky.

“Quizás sea un bache necesario del que después uno se recupera”, señala el jefe de la escudería Mercedes, Toto Wolff. Otros creen que Alemania está saturada de Fórmula 1 tras los éxitos de Schumacher y Vettel.

Schumacher desató el furor en 1994 con el primer título mundial de Fórmula 1 para un corredor alemán. Le seguirían otros seis para el piloto de 49 años, en torno al cual reina el mutismo desde que sufrió un accidente de esquí en diciembre de 2013 con gravísimas secuelas cerebrales.

Vettel tomó el testigo de Schumacher con cuatro títulos mundiales consecutivos (2010-2013) al mando de un Red Bull y Nico Rosberg le siguió en 2016 con un título a bordo de un Mercedes. Doce títulos mundiales de alemanes en los últimos 24 años.

El número de pilotos alemanes por temporada subió en 2010 hasta siete de un total de 27, más de una cuarta parte. En los mejores tiempos de Schumacher, entre 1995 y 2006, tenían lugar dos carreras al año en Alemania, una en Nürburgring y otra en Hockenheimring.

Pero ahora todos se preguntan cuál será la suerte de la Fórmula 1 en Alemania, el país automovilísitco por excelencia, patria de empresas como Volkswagen, Audi, BMW, Mercedes o Porsche. Las negociaciones de los administradores del Hockenheimring con los organizadores de la Fórmula 1 para 2019 fracasaron.

“No queremos ni podemos asumir más riesgos”, insiste el gerente del Hockenheimring, Georg Seiler. Si no se bajan las tasas para participar, la carrera se convierte en una gran apuesta financiera. Si los espectadores llegan a 70.000, los organizadores se quedan a cero. Los negocios los hacen los otros.

Además, la competencia para la pequeña ciudad de Hockenheim ha ido en aumento. Por ejemplo Miami, que a pesar de haber tenido reveses al comienzo quiere volver a ser escenario de carreras con mucho show y glamour. Algo que gusta mucho a los nuevos dueños estadounidenses de la Fórmula 1. También se barajan metrópolis como Hanoi o Buenos Aires para el futuro.

Otro factor que juega en contra de los alemanes son sus pilotos. Vettel tiene 31 años y su contrato con Ferrari expira en 2020. Pese a sus cuatro títulos mundiales no logró encender la llama de la euforia como su predecesor Schumacher. Nico Hülkenberg tiene 30 y aún sigue esperando poder subir al podio de la Fórmula 1.

Te puede interesar: Lewis Hamilton extiende contrato con Mercedes

Una de las escasas promesas germanas es Maximilian Günther, segundo en el campeonato europeo de Fórmula 3 de 2016 y tercero del año pasado. Hace dos semanas, el piloto de 21 años festejó su primer título en la Fórmula 2. “Naturalmente que la Fórmula 1 es mi gran objetivo“, reconoció.

Quizás Mick Schumacher, el hijo de 19 años de Michael Schumacher, podría desatar un nuevo auge. Pero para ello debería cosechar más puntos para poder acceder a la Fórmula 1. En la actualidad está octavo en su segunda temporada en la Fórmula 3. Al final de esta campaña tendría tres puntos y un corredor joven necesita 40 para la llamada superlicencia. Es un camino largo.

Veamos una vuelta con el piloto español Fernando Alonso al circuito de Nürburgring en su última edición.

Por Jens Marx (dpa)

Con información de dpa

Propuestas positivas, visiones optimistas, informaciones que suman y más en nuestro canal de Telegram, únete aquí: https://t.me/ElSumario