Como parte del programa de observación de la tierra llamado “Copernicus”, Europa planea lanzar su segundo satélite al espacio este lunes desde la Guayana francesa.

Llevará por nombre óptico Sentinel-2A y se utilizará para controlar tierras emergidas y costas, permitiendo analizar los terrenos, los cultivos y los bosques. La información que logre recaudar será útil para el medio ambiente, la agricultura y la seguridad civil.

El primer satélite de la familia Sentinel entró en órbita en abril de 2014, y su radar puntero le permite ver la superficie de la Tierra noche y día, incluso cuando el cielo está nublado.

Sentinel-2 «está equipado con un instrumento multiespectral que ofrece varias ventajas», dice François Spoto, responsable de proyecto en la Agencia Espacial Europea (ESA).

El satélite permitirá al programa Copernicus obtener imágenes infrarrojo y a color, también se conoce que dará una vuelta a la Tierra cada cien minutos y observará cada diez días la totalidad de las superficies emergidas, las grandes islas, las aguas interiores y costeras.

Ambos satélites costaron unos 350 millones de euros -unos 397 millones de dólares-.

JVC

Con información de Informe 21

Artículo anteriorUna «Pelusa» de candidato
Artículo siguienteHamburguesas que te complacerán