Expertos afirman que las actividades que se llevan a cabo en el arco minero del Orinoco implican graves consecuencias en los principales monumentos naturales y reservorios del país

El Sumario – El Parque Nacional Canaima del estado Bolívar tiene 54 años de haber sido fundado y 22 años declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Debido a su extensión de 30 mil km2, es considerado el sexto parque nacional más grande del mundo. Cerca de 65% está ocupado por mesetas de roca llamadas tepuyes. Estos constituyen un medio biológico único, presentando también un gran interés geológico, dados sus acantilados escarpados y sus caídas de agua, que incluyen el Salto Ángel, la más elevada del mundo.

Arco minero del Orinoco

El miércoles 24 de febrero del 2016, la presidencia de la República mediante el decreto N° 2.248 en Gaceta Oficial, aprobó la creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional “Arco Minero del Orinoco”, que contaría con casi 112.000 kilómetros de una basta área al norte del Estado Bolívar, una parte del Amazonas y otra del Delta Amacuro. En estos terrenos esperaban encontrar  reservas “calculadas en miles y millones de toneladas de oro, diamantes, hierro”, cuyos permisos se otorgarían a 150 empresas mineras de diversas partes del mundo.

Dicho proyecto debía ser llevado a cabo con el objetivo de obtener ingresos y un desarrollo industrial “ecosocialista”, que permitiría diversificar la tambaleante economía nacional, a través de la extracción de minerales que se convertirían en una alta suma de dinero.

Sin embargo, el decreto habría sido llevado a cabo sin respetar los artículos de la constitución que establecen que las “actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas deben ser previamente acompañadas de estudios de impacto ambiental y socio cultural” (…) “En los contratos que la República celebre con personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, o en los permisos que se otorguen, que involucren los recursos naturales, se considerará incluida aun cuando no estuviera expresa, la obligación de conservar el equilibrio ecológico, de permitir el acceso a la tecnología y la transferencia de la misma en condiciones mutuamente convenidas y de restablecer el ambiente a su estado natural si éste resultara alterado, en los términos que fije la ley”.

¿Peligra el Parque Nacional Canaima?

Alexander Luzardo asegura que Venezuela podría salir muy mal parada, en caso de que el arco minero se continué ejecutando. Sus opiniones no son improvisadas. Es un experto de dilatada trayectoria.

Alexander Luzardo, ex senador venezolano y autor de las disposiciones ambientales de la Constitución actual explica que en la región en la que fue ubicado el arco minero se encuentran algunos de los principales monumentos naturales y reservorios del país, como el Parque Nacional Canaima, escenario de la catarata más alta del mundo, el Salto Ángel y además se trata de una zona de gran biodiversidad que abarca bosques y selvas, protegidas por decretos de reserva forestal como “Imataca” (Gotas en la noche en Warao), que posee más de 3 millones 800 mil hectáreas, La Paragua y El Caura con 5 millones 134 mil hectáreas; y monumentos naturales como el caso de Guanay decretados en 1991 y cuencas resguardadas por leyes ambientales y convenios internacionales como la Cuenca del Caroní de 96 mil kilómetros cuadrados, que provee de las reservas de agua dulce más importantes del país y genera el 65% de la energía hidroeléctrica que alimenta la represa del Guri y el complejo hidroeléctrico.

El ambientalista asegura que Venezuela se encuentra en una situación de la que podría salir muy mal parada en caso de que el arco minero se continué ejecutando, porque “supone el sacrificio de los torrentes de agua dulce del territorio, de la biodiversidad, la belleza escénica de la locación y la imposibilidad de una industria turística sustentable que tiene mas valor que un campo minero depredador, ya que no existe una minería ecológica“. Además, la premura de Nicolás Maduro por conseguir ingresos a través de la explotación del “Arco Minero del Orinocono respeta la Constitución e implica graves violaciones a los derechos humanos, en especial de 16 pueblos indígenas.

Denuncias en redes sociales

Recientemente, a través de las principales redes sociales, usuarios denunciaron la presencia de una empresa China que estaría deforestando y llevando a cabo actividades ilegales en la zona. Sin embargo, la periodista Valentina Quintero afirmó que “es un montaje” la imagen que circula sobre la supuesta venta del Salto Ángel (Kerepakupai vená) a un consorcio chino.

“No difundo información sin verificar. La foto del aviso en chino es un montaje. Ese letrero no existe junto al Salto Ángel. Lo confirma un operador de la zona que va todas las semanas”, escribió Quintero en su cuenta en Instagram @valendeviaje.

Asimismo, señaló que no son actuales las otras dos fotografías que, junto al montaje del letrero chino en el Salto Ángel, se han hecho virales.

Una de estas imágenes es la supuesta deforestación hecha en la Gran Sabana por empresas chinas en busca de oro. Quintero afirma que esa fotografía se trata de la construcción de un campamento en isla Ratón, estado Amazonas. “Es de hace 4 años (…) en su momento circuló y se denunció”. La otra imagen que proyecta vehículos en una aparentemente zona deforestada es “del Guri en verano”.

Soy periodista. No difundo información sin verificar. La foto del aviso en chino es un montaje. Ese letrero no existe junto al Salto Ángel. Lo confirma un operador de la zona que va todas las semanas. La foto de la izquierda abajo es de hace 4 años cuando se construyó un campamento en Isla Ratón. En su momento circuló y se denunció. La de la derecha es el Guri en verano. Hay minería dentro del PN Canaima. Balsas en el río Carrao y bombas en sus riberas. Es ilegal, es un desastre, es un crímen y este régimen es el responsable porque lo niega y no lo controla. Pero no ayuda difundir montajes o imágenes viejas que no se corresponden con la realidad actual. Es un drama demasiado serio para ponernos amarillistas. Seguiremos firmes en contra del criminal arco minero. Pero nuestras denuncias siempre tendrán fundamento serio. Sigo #sembradaenvenezuela y empeñada en defender nuestra gente y nuestra geografía.

Una publicación compartida de Valentina Quintero (@valendeviaje) el


Ninoska Moncada / @ninoskamci