Corregir las malas posturas del cuerpo requiere un hábito para evitar sentarse de mala manera o dormir en una posición que genere tensión

Maribel Corpa, una de las fundadoras de la cadena de masajes terapéuticos y relajantes “Templo del Masaje“, establece que el dolor de espalda es producido muchas veces como consecuencia de las malas posturas que no corregimos.

Es ideal enseñar a las personas desde pequeñas cuáles son las posturas correctas, pero si este no es el caso, hay que insistir y corregir las posiciones del cuerpo dedicando al menos unos minutos cada día.

Corpa establece que la mayoría de las veces los dolores lumbares son ocasionados por la posición que adoptamos al sentarnos. Esto se puede arreglar si se utiliza todo el asiento y se apoya la espalda en el respaldo. También es importante que los pies toquen el suelo de manera que las rodillas y caderas “formen un ángulo de 90 grados”. Además, se debe tratar de evitar cruzar las piernas al sentarse, ya que “puede producir dolores musculares por el intento del cuerpo por recuperar su alineación natural”.

 Otro mal hábito es flexionar el tronco mientras se levanta peso del suelo. La experta explica que lo saludable es doblar las rodillas y proceder a bajar el cuerpo de manera que nos levantemos junto al peso.

Una de las costumbres más difíciles de corregir según Corpa es dormir bocabajo y con la cabeza de lado. “Pero es posible y necesario cambiar este hábito, ya que genera tensión en el cuello y problemas respiratorios al comprimir el peso del cuerpo y el tórax. La postura ideal es boca arriba y los brazos en cruz por encima del pecho”, explicó. De igual manera, como es difícil de imitar, se aconseja colocar una almohada entre las piernas y evitar posturas que retuerzan la columna.

BB

Con información de ELLE España.

Fotografía Gettyimages.