Los créditos rápidos y la financiación colectiva forman parte de las alternativas de la nueva era

La aparición y expansión de Internet ha supuesto una revolución en prácticamente cualquier sector de la sociedad, y las finanzas no se quedaron por fuera al ser una de las áreas que más ha cambiado con la aparición, por ejemplo, de bancos online, en los que es posible realizar prácticamente cualquier operación desde donde sea a través de su página web, utilizando un dispositivo conectado.

Actualmente es posible conseguir dinero por vías alternativas a los bancos tradicionales. Ya no es necesario acudir a una entidad bancaria y rellenar documentación para poder obtener un préstamo, a través de Internet es posible conseguir el apoyo que deseamos, con menos trámites y, en ocasiones, de forma muy rápida. Te presentamos a continuación algunas de las opciones más utilizadas para obtener créditos a través de Internet:

  1. Créditos rápidos: se trata de préstamos personales en línea que piden menos requisitos que los equivalentes bancarios, con una tramitación más sencilla, con menos papeleos y que se pueden obtener en muy poco tiempo, normalmente no superior a las 24 o 48 horas. A cambio de las ventajas y las facilidades que ofrecen estos préstamos, suelen ser más caros que los bancarios.
  2. Financiación colectiva: el crowdfunding es uno de los métodos de financiación más utilizado por las nuevas empresas o startups para iniciar el negocio, sobre todo cuando los bancos no les han aceptado sus solicitudes de préstamo. Se le dice “financiación colectiva” en referencia a la multitud gente que aporta pequeñas cantidades de dinero, con el objetivo de sumar el importe que se necesita obtener.
  3. Préstamos entre particulares: en esta modalidad de financiación colectiva llamada crowdlending, los usuarios que prestan el dinero esperan recibir un interés a cambio. Actúan de esta forma como lo hace un banco cuando ofrece financiación a sus clientes. Si la persona tiene un buen perfil, el riesgo será menor, pero también disminuirá la rentabilidad obtenida.
  4. Bancos online: Aunque se trata también de entidades financieras, estos bancos han supuesto una revolución en la forma de operar con la banca y de obtener dinero. Su principal particularidad es que no tienen comisiones y se pueden realizar la mayoría de operaciones sin coste y de forma cómoda a través de Internet, incluso solicitar préstamos personales, que ofrecen unas condiciones muy ventajosas y unos intereses más reducidos que los bancos tradicionales.

AW

Con información de El Economist.

Fotografía Gettyimages.