El Sumario – La Cumbre del Clima, COP25, celebrada en Madrid desde el 02 hasta este 13 de diciembre no termina de presentar un horizonte claro después de más de diez intensas jornadas, pues el encuentro organizado por la ONU afronta su último día y las negociaciones avanzan muy lentas debido a los escollos más importantes, los ya previstos, con reuniones “in extremis” que provocan que se asuma ya casi como inevitable tener que “ir a la prórroga” hasta el sábado, algo habitual en los veinticinco años de historia de estas cumbres.

En este sentido, las partes que trabajan en el documento final de la cumbre estudian desde esta mañana los textos que los facilitadores presentaron a las autoridades de la COP24.

Por su parte, la ministra española en funciones de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en declaraciones ofrecidas a los medios, aseguró que “en este momento, normal en todas las cumbres, los facilitadores hemos llegado hasta donde podíamos llegar y ahora toca alcanzar el consenso o el equilibrio”.

Además, Ribera comentó que “este equilibrio debe dejar claro cuáles son los elementos en los que es imposible llegar a un acuerdo por estar vinculados a otras negociaciones e identificar los puntos en lo que se puede ceder o no”.

Tras la clausura oficial de las actividades del pabellón de España en la Zona Azul de la COP25, Ribera explicó que “en este momento todo el mundo ha tenido acceso por primera vez a los textos retocados por los facilitadores y las distintas partes están haciendo su evaluación”.

Por otro lado, la Presidencia, liderada por la ministra chilena de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, comentó que “está teniendo reuniones bilaterales y va a organizar un plenario con las opiniones recogidas de todos ellos, donde dará las pistas sobre cómo se quiere seguir trabajando”.

Añadiendo, que “no es descartable que, una vez escuchadas las opiniones de todos y la Presidencia tenga una conclusión sobre qué temas están maduros y cuáles no lo están, encargue que se siga trabajando en éstos”.

Igualmente, recordó que “uno de los puntos más controversiales es cómo garantizar la contabilidad correcta para construir los mercados de carbono globales y para poder saber que las toneladas de CO2 que se computan en los mercados nacionales e internacionales responden a una única realidad y no a una realidad contada dos veces”, lo que se conoce como “doble contabilidad”.

Lee también: Glaciar de las Dolomitas podría desaparecer en 25 años

Rubén Vásquez

Con información de Agencias